Salud: ¿podemos ser adictos a la comida?

Todos tenemos alimentos preferidos, pero no tanto cómo para decir que somos adictos a ellos, ¿o sí?

Por paulagarcia

Comer es una necesidad básica: no somos plantas que hagamos fotosíntesis para producir nuestro propio alimento, así que comemos para conseguir los nutrientes esenciales que necesita nuestro cuerpo para funcionar.

Pero los seres humanos no solo comemos por necesidad: comemos juntos como una forma de socializar y la forma en que preparamos los alimentos es también parte de nuestra cultura.

Comida y salud

En la vida actual, la comida además de una necesidad y un placer se ha vuelto un problema: el sobrepeso y la obesidad son comunes en casi todo el mundo y en todos los grupos de edad.

Esto es un problema de salud pública mundial, porque el sobrepeso y la obesidad están asociados a otros problemas de salud como: hipertensión, aterosclerosis, osteoartritis, diabetes tipo 2, entre otros.

Este complejo problema de salud tiene su origen en la comida: subimos de peso porque nuestro cuerpo acumula grasa cuando consumimos más calorías de las que necesita para funcionar.

Y aunque cada vez tenemos más información sobre lo importante que es mantener una alimentación adecuada, también cada vez más gente tiene estos problemas de salud, ¿será porque no pueden dejar de comer?

Desayuno Alimentos. Desayuno. Café. Comida. Frutas / pixabay

Comer para vivir

Nuestro cuerpo evolucionó para acumular energía, porque nuestros antepasados no tenían alacenas llenas de comida: eran cazadores y recolectores, eso quería decir que había periodos en los que no tenían acceso a alimentos.

La forma en que nuestro cuerpo guarda las calorías extra es en forma de depósitos de grasa, lo que llamamos tejido adiposo.

Para los primeros seres humanos eso fue muy útil, para nosotros no tanto, sobre todo porque cada vez comemos más calorías, pero también cada vez nos movemos menos.

Esas calorías “extra” vienen no solamente de comidas abundantes: en la preparación y el procesamiento de los alimentos les añadimos azúcares o grasas, que se suman a las calorías que naturalmente tienen los alimentos.

Hamburguesa hecha a partir de microbios.

Vivir para comer

Hace miles de años comer algo con muchas calorías significaba tranquilidad: quería decir que tu cuerpo tendría energía para pasar un invierno con poca comida. Ahora ya no quiere decir eso, pero igual somos felices si nos comemos unas papas fritas o un pedazo de pastel.

Nuestro cerebro también evolucionó de forma que las comidas con muchos carbohidratos y lípidos activan un sistema de recompensa del cerebro, que tiene un papel muy importante en las sensaciones de bienestar, que también se activa con sustancias adictivas como la cafeína o el alcohol.

Por esa razón hay investigadores que han planteado que las comidas procesadas y con alto contenido de calorías pueden causar adicción en sí mismas.

Sin embargo en realidad aunque la comida tiene un efecto en nuestro cerebro, no es tan inmediato como el de las drogas, ni tiene un efecto a largo plazo en él.

En todo caso la conclusión más equilibrada podría ser que una hamburguesa o un chocolate no causan adicción por sí mismos, pero el acto de comer sí puede estar relacionado con algunos comportamientos similares a los que se presentan en una adicción.

Si empezamos por reconocer esto, tal vez podemos ser más conscientes en de las decisiones que tomamos respecto a nuestra alimentación, para conseguir un estilo de vida más saludable.

 

Te recomendamos:

Escalan salón de belleza en Puerto Nuevo

Escalan salón de belleza en Puerto Nuevo

Se apropiaron de lámparas UV, equipo de manicura y 15 esmaltes

Loading...
Revisa el siguiente artículo