Bocadillos Lingüísticos: El víboro

La doctora Aida Vergne, profesora universitaria y lingüista nos habla de los sustantivos epicenos

Por Doctora Aida Vergne

Pérate, pérate, pérate. ¿En serio? ¿El víboro? Nope. Nada que ver. Para bien o para mal, la víbora siempre será FEMENINA. Y usted dirá que me he vuelto loca. Pero no. Hay víboras masculinas. Entonces, ¿por qué no los víboros? ¡Ajá! Llegamos. Pues, como le tengo este inmenso cariño a usted mi querido METRO lector, le explico con paciencia y sin hormigas. Resulta que este nombre (al igual que muchísimos otros) pertenece a una categoría que se conoce como sustantivos EPICENOS  (lo sé, suena a enfermedad mortal, pero no lo es). Téngame fe y siga leyendo, si me hace el favor… Los sustantivos epicenos son aquellos nombres que designan entes vivos que solo tienen un (1) género GRAMATICAL; o son masculinos, o son femeninos y pare de contar. Por ejemplo, el cocodrilo y no el cocodrila o la cocodrila. Lo interesante es que, a pesar de tener solo un género GRAMATICAL, estos sustantivos epicenos designan seres o entidades de uno u otro SEXO, que no es lo mismo ni se escribe igual. Vamos con calma. Hay epicenos masculinos (tiburón, lince) y epicenos femeninos (persona, víctima). Póngalos a prueba y verá. La víctima SIEMPRE  será femenina, aunque el desdichado sea masculino. Y aquí es que viene lo bueno, ¿o será lo confuso?  Según la gramática, la concordancia de un sustantivo epiceno se establece SIEMPRE en función del género del epiceno. Me explico: en el caso de víctima, que siempre es femenino aunque, como le dije,  el infortunado sea un hombre, la oración deberá construirse de la siguiente forma:  “La víctima (femenino), un hombre de 30 años (masculino), se salvó milagrosamente”. Cuando es necesario hacer la distinción de género, se aclara en la oración, o se le añade un adjetivo, por ejemplo, macho/hembra, al epiceno: la hiena macho y la hiena hembra. Así que ya sabe, el epiceno posee un solo género, o masculino o femenino como la víbora, y no admite alternancia del artículo (el víbora* ni el víboro).  El asunto del género gramatical no se queda aquí, y siempre despierta pasiones. Pendiente a los Bocadillos Lingüísticos de METRO (¡ay!, ¿Bocadillos? ¿serán epicenos ?). ¡Lea otra vez!

Para más columnas como esta sigue el Facebook de Bocadillos Lingüísticos:

EL DIA MAS ESPERADO…
Apreciados lectores de Bocadillos Lingüísticos.
Ya, por fin, hoy le decimos “hasta la vista…

Publicado por Bocadillos Lingüísticos en Jueves, 31 de diciembre de 2020

Loading...
Revisa el siguiente artículo