Bocadillos Lingüísticos: ¿POLÍTICOS SUBJUNTIVOS?

La doctora Aida Vergne, profesora universitaria y lingüista nos habla sobre el modo subjuntivo

Por Doctora Aida Vergne, profesora universitaria y lingüista

Así parece, o por lo menos, para unos sí, y para otros no. Pero a lo que vinimos. Resulta que hace unos días una colega profesora me comentó de su frustración porque los estudiantes llegaban a clase sin la más remota idea de lo que era el modo subjuntivo.
Mire, acá entre usted y yo, eso del subjuntivo suena más a conjuntivitis que a un recurso de nuestra maravillosa lengua. Su nombre no ayuda, pero ahí vamos. El modo subjuntivo no es ni un virus ni un mal necesario. Es un recurso oral y escrito que nos permite expresar ideas preciosas, nuestros deseos, soñar con lo que podría ser posible (como ganar las elecciones), imaginar acciones irreales y descabelladas (como perderlas) y manifestarle al otro lo que quisiéramos…
Vamos, mire qué “fácil” es el modo subjuntivo: “Ojalá que usted entienda este Bocadillo”. Otro ejemplo: Es mi deseo que usted disfrute del Bocadillo. ¿Confundido todavía? Lo desconfundo. ¿Dónde está y qué es exactamente el escurridizo subjuntivo? Como bien señala Pingarrón, “el subjuntivo NO es un modo verbal que exprese duda, la duda es sólo uno de los matices expresados por el verbo principal del que depende el verbo en subjuntivo, que es distinto”.
Otro ejemplo; si decimos: espero que puedas verme mañana en la CEE para el recuento, la duda no viene del subjuntivo, sino de haber utilizado el verbo principal “espero”. Pingarrón añade que el subjuntivo es llamado así por los gramáticos latinos porque es un modo preferentemente usado en los verbos de las oraciones subordinadas, de ahí su nombre subjuntivo que significa “subordinado”, o junto o unido a otro verbo por una relación de dependencia (sub-)”.
Pero, ojo, que esto no siempre es así, explica la filóloga, y eso lo dejamos para otro Bocadillo. Lo cierto es que el subjuntivo nos adentra en la dimensión de “lo posible, lo deseado”. No son hechos reales.
Mi queridísimo METRO lector, el subjuntivo nos ayuda a expresar la incertidumbre (nada que ver con los maletines de la CEE), lo subjetivo, la posibilidad, lo que añoramos… como muchos políticos que en estas elecciones todavía permanecen “subjuntivos”.

Para más columnas como esta sigue el Facebook de Bocadillos Lingüísticos:

¿HECHAR? NAH!
¿Cuándo hechar se escribe con hache? Me temo que nunca, y la razón es muy poderosa: ese “verbo” hechar no…

Publicado por Bocadillos Lingüísticos en Domingo, 15 de noviembre de 2020

Loading...
Revisa el siguiente artículo