Existen 200 nuevas copias de "Principia", la obra maestra de Isaac Newton

El revolucionario libro de ciencia de Newton "Philosophiae Naturalis Principia Mathematica" es más conocido como "Principia"

Por Agencias

Alrededor de 200 nuevas copias han sido descubiertas de la edición original del revolucionario libro de ciencia de Newton; "Philosophiae Naturalis Principia Mathematica", más conocido como "Principia".

El nuevo censo duplica con creces el número de copias conocidas de la famosa primera edición, publicada en 1687. El último censo de este tipo, publicado en 1953, había identificado 187 copias, mientras que la nueva encuesta encuentra 386 copias. Hasta 200 copias adicionales, según los autores del estudio, probablemente todavía existan indocumentadas en colecciones públicas y privadas.

La investigación ha corrido a cargo de un profesor y un alumno del Instituto de Tencología de California (Caltech), que se dedicaron a un trabajo detectivesco en busca de ejemplares perdidos y robados en todos los continentes.

"Nos sentimos como Sherlock Holmes", dice en un comunicado Mordechai (Moti) Feingold, profesor de Historia de la Ciencia y las Humanidades en Caltech, quien explica que él y su antiguo alumno, Andrej Svorencík, de la Universidad de Mannheim en Alemania, pasó más de una década rastreando copias del libro en todo el mundo. Feingold y Svorencík son coautores de un artículo sobre la encuesta publicado en la revista Annals of Science.

Además, al analizar las marcas de propiedad y las notas garabateadas en los márgenes de algunos de los libros, además de las cartas y otros documentos relacionados, los investigadores encontraron evidencia de que los Principia, que alguna vez se pensó que estaban reservados solo para un grupo selecto de matemáticos expertos, eran más leídos y comprendidos de lo que se pensaba.

"Una de las conclusiones que hemos tenido", dice Feingold, "es que la transmisión del libro y sus ideas fue mucho más rápida y abierta de lo que asumimos, y esto tendrá implicaciones en el trabajo futuro que nosotros y otros estamos haciendo sobre este tema".

En los Principia, Newton introdujo las leyes del movimiento y la gravitación universal, "unificando los mundos terrestre y celeste bajo una sola ley", dice Svorencík.

"En el siglo XVIII, las ideas newtonianas trascendieron la ciencia misma", dice Feingold. "La gente de otros campos esperaba encontrar una única ley similar para unificar sus propios campos respectivos. La influencia de Newton, al igual que la de Charles Darwin y Albert Einstein, ejerció una influencia considerable en muchos otros aspectos de la vida, y eso es lo que hizo él una figura tan canónica durante el siglo XVIII y más allá".

Svorencík dice que el proyecto nació de un artículo que escribió para un curso de historia de la ciencia impartido por Feingold. Originario de Eslovaquia, Svorencík había escrito un trabajo sobre la distribución de los Principia en Europa Central. "Me interesaba saber si había copias del libro que pudieran rastrearse hasta mi región de origen. El censo realizado en la década de 1950 no incluyó ninguna copia de Eslovaquia, la República Checa, Polonia o Hungría. Esto es comprensible ya que el censo se hizo después de que descendiera el Telón de Acero, lo que dificultaba mucho el rastreo de copias ".

Para sorpresa de Svorencík, encontró muchas más copias de las que esperaba Feingold. El verano después de darle clase, Feingold sugirió a Svorencík que convirtieran su proyecto en la primera búsqueda completa y sistemática de copias de la primera edición de los Principia. Su posterior trabajo de detectives en todo el mundo arrojó alrededor de 200 copias no identificadas previamente en 27 países, incluidas 35 copias en Europa Central. Feingold y Svorencík incluso encontraron copias perdidas o robadas de la obra maestra; por ejemplo, se descubrió que un ejemplar encontrado con un librero en Italia había sido robado de una biblioteca en Alemania medio siglo antes.

"Contactamos con la biblioteca alemana para informarles, pero fueron demasiado lentos para tomar la decisión de recomprar la copia o aprehenderla de alguna manera, por lo que terminó de nuevo en el mercado", dice Feingold.

Según los historiadores, las copias de la primera edición de los Principia se venden hoy por entre 300.000 y 3 millones de dólares a través de casas de subastas como Christie's y Sotheby's, así como en el mercado negro. Calculan que en 1687 se imprimieron unas 600, y posiblemente hasta 750 copias de la primera edición del libro.

La persona principal detrás de la publicación del libro fue Edmond Halley, un conocido científico inglés que hizo varios descubrimientos sobre nuestro sistema solar, incluida la periodicidad de lo que más tarde se conocería como el cometa Halley. Feingold explica que, antes de que se escribieran los Principia, Halley le había pedido a Newton algunos cálculos sobre las órbitas elípticas de los cuerpos de nuestro sistema solar. Cuando Halley vio los cálculos, "se emocionó tanto que se apresuró a regresar a Cambridge y básicamente obligó a Newton a escribir los Principia", dice Feingold. De hecho, Halley financió la publicación de la primera edición del libro.

Poco después de su publicación, el libro fue reconocido como una obra genial. "Debido a que Halley ya había preparado al público para lo que estaba por venir", dice Feingold, "hubo un reconocimiento generalizado de que los Principia eran una obra maestra". Más tarde, una "mística" sobre Newton comenzó a desarrollarse, según Feingold, ejemplificado en una historia sobre dos estudiantes que caminan en Cambridge y ven a Newton en la calle. "'Ahí va un hombre', dijo uno de ellos, 'que escribió un libro que ni él ni nadie más entiende"", dice Feingold.

Loading...
Revisa el siguiente artículo