Empresa realiza donativo para desarrollar Centro de Investigación y Educación en Ingeniería Aeroespacial

El centro es de la UPR en el pueblo de Mayagüez

Por CyberNews

El Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), de la Universidad de Puerto Rico (UPR), recibió un donativo de 500 mil dólares de la empresa Pratt & Whitney Puerto Rico (PWPR), que complementa una primera dádiva otorgada en 2018 por la misma cantidad, para el desarrollo del Centro de Investigación y Educación en Ingeniería Aeroespacial, adscrito a la Facultad de Ingeniería.

Esta segunda inyección económica de la empresa de servicios técnicos aeroespaciales, se destinó a la compra de equipo adicional para los laboratorios, que pronto serán inaugurados, así como de servidores y computadoras de alta tecnología. Los estudiantes tendrán acceso a estos en los cursos que forman parte de las secuencias curriculares del Departamento de Ingeniería Mecánica (INME), ubicado en el edificio Antonio Luchetti.

Precisamente, la dádiva fue gestionada a través de una propuesta sometida por los doctores Sheilla N. Torres Nieves, catedrática de INME, y José Colom Ustáriz, quien fungía como director del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Computadoras. El esfuerzo inició en el año 2017, junto con la exrectora Wilma Santiago Gabriellini, y el entonces decano de Ingeniería y actual rector del RUM, doctor Agustín Rullán Toro.

“Este semestre estamos encaminados en el proceso de remodelación e inauguración de los laboratorios en los próximos meses, pese a la pandemia que ha afectado las funciones de nuestra institución y del país. Durante estos pasados meses, hemos continuado con el seguimiento a las múltiples órdenes de compra, con el propósito de cumplir con todos los procedimientos legales y dar continuidad al proyecto. Por suerte, tuvimos el visto bueno de la compañía cuando le mostramos los planes de trabajo y las instalaciones. El lugar tiene su entrada única con un letrero que identifica los laboratorios, al mismo tiempo que le otorga visibilidad a la empresa donante”, manifestó la doctora Torres Nieves, directora del Centro de Investigación y Educación en Ingeniería Aeroespacial.

Además, agregó que el propósito principal de este esfuerzo es demostrar resultados, tanto a la empresa donante, como a los estudiantes que saldrán al campo laboral con los conocimientos más actualizados del campo.

“Esta segunda parte de 500 mil dólares de la dádiva, se nos entregó cuando vieron nuestro buen manejo de los fondos. En un inicio, consideramos la opción de construir un edificio, a un costo de 1.8 millones de dólares, pero teníamos la disyuntiva de quedarnos sin presupuesto o guardarlos. Entonces, preferimos mostrar resultados desde un principio. De esta manera, la entidad donante puede verlos en acción y ya estaríamos graduando a estudiantes que posean los conocimientos tecnológicos más recientes de acuerdo con las necesidades que tengan las empresas”, indicó Torres Nieves.

Por su parte, la ingeniera Josymar Acosta Grafals, portavoz de PWPR, insistió en el compromiso genuino de su entidad con el Recinto con la finalidad de colaborar a corto y a largo plazo con la educación superior del país.

“Un alto porcentaje de nuestra fuerza laboral proviene del RUM, e inicia su experiencia fuera del salón de clases con nosotros por medio de prácticas e internados, así que los frutos de nuestra inversión beneficiarán no solo a la Universidad y a nuestra compañía, sino a Puerto Rico y a los ingenieros e ingenieras que decidan quedarse en la isla luego de graduarse. Queremos que estos jóvenes vean en Pratt & Whitney una alternativa real para un futuro sólido y próspero”, aseveró Acosta Grafals, quien es egresada del Departamento de INME y labora hace 16 años para la compañía.

De hecho, la doctora Torres Nieves invitó a otras corporaciones a que aporten al RUM, al mismo tiempo que advirtió que es un buen momento para incrementar el establecimiento de más empresas en el país.

“Si demostramos nuevos logros con Pratt & Whitney, se espera que este acuerdo se amplíe por unos cinco años adicionales. Nosotros les proveemos un personal altamente adiestrado, que cuando se gradúa, ya está listo para trabajar en sus instalaciones, ya que la entidad busca aumentar la plantilla de empleados exponencialmente. Así que, existe un positivo potencial de colaboración, en el que también deseamos crear nuevos cimientos con otras compañías aeroespaciales con el Recinto”, sostuvo.

Como parte del componente académico contemplado bajo esta dádiva, la catedrática explicó que ya se han reconocido las modificaciones necesarias en los currículos académicos, a tono con las nuevas demandas tecnológicas en el mercado. A tales fines, se han identificado cursos, como parte de la concentración menor, una serie de secuencias curriculares y concentraciones interdisciplinarias que los estudiantes tendrán a su disposición. De hecho, parte de los fondos servirán para ampliar esa oferta de cursos. En este esfuerzo, participan los doctores Emmanuel Arzuaga, director asociado del Departamento de Ciencias e Ingeniería en Computación (CIIC), y Guillermo Serrano, de Ingeniería Eléctrica y de Computadoras, en conjunto con Torres Nieves.

Como su directora, la catedrática añadió que vislumbra que esta gesta continúe beneficiando al Centro de Investigación y Educación en Ingeniería Aeroespacial del RUM, para que Puerto Rico se convierta en un líder a nivel mundial.

Por su parte, el presidente de la UPR, el doctor Jorge Haddock, destacó la importancia de la filantropía y la contribución de egresados para el desarrollo integral de los estudiantes.
“Agradecemos a la empresa Pratt & Whitney Puerto Rico, y egresados como Josymar, quienes con su compromiso con la UPR hacen la diferencia en la experiencia académica de nuestros talentosos estudiantes. La filantropía es uno de los pilares de nuestra administración por ser un motor de desarrollo, especialmente en medio de los desafíos económicos de estos tiempos. Confiamos en que la acción de esta empresa y sus profesionales sirva de ejemplo y estímulo para otros individuos y entidades”, indicó Haddock.

Asimismo, el doctor Rullán Toro, rector del RUM, agradeció el donativo de esta empresa, que mantiene vínculos con la institución y promueve diversas plataformas de desarrollo académico y profesional en los programas colegiales de ingeniería.

“Queda más que evidenciado, que nuestros egresados saben reciprocar todo aquello que aprendieron en nuestras aulas. Agradezco la infinita colaboración por parte de los amigos de Pratt & Whitney, e invito a otras corporaciones a que unan esfuerzos de alianzas similares para beneficio de nuestros alumnos y del país”, afirmó.

Coincidió Carmen Patricia Parés Parés, directora de la Oficina de Exalumnos y Filantropía, quien insistió en la importancia de respaldar a estos universitarios, a través de diferentes iniciativas que les permitan ejercer sus funciones desde Puerto Rico y no tengan que emigrar, al mismo tiempo que redunde en empleos para el país.

“Desde nuestra dependencia universitaria, no claudicamos en identificar y establecer acuerdos de colaboración, así como cualquier tipo de donación con el propósito de beneficiar a nuestros estudiantes. Me uno al agradecimiento a todas aquellas empresas que apuestan por un futuro próspero al apoyar a nuestro talento joven”, puntualizó.

Pratt & Whitney Puerto Rico, una división de United Technologies Corp. y antes conocida en la isla como Infotech Aerospace Services, Inc., lleva establecida en el país desde el 2003 y actualmente está localizada en Aguadilla. En el 2016, también realizó un donativo de 100 mil dólares al RUM destinados a varios proyectos. Además de su aportación al Recinto, en marzo pasado la entidad anunció un acuerdo millonario de inversión de laboratorios STEM en dos escuelas superiores del área oeste del país, junto a la National Academy Foundation (NAF).

Loading...
Revisa el siguiente artículo