Bocadillos Lingüísticos: Gato Encerrado

La profesora universitaria y lingüista le sigue el rastro al "misterioso gato"

Por Doctora Aida Vergne

¿Por qué decimos “aquí hay gato encerrado”? ¿Qué tienen que ver estos felinos con la intriga y el complot? ¿Serán políticos? ¿Cuál es el gato encerrado en el gato encerrado?

Mire mi querido y apreciado METRO LECTOR, como la curiosidad mató al gato mas no a la lingüista DE METRO, nos fuimos tras el “misterioso gato” y esto fue lo que encontramos. Covarrubias dice que gato es “un animal doméstico, que limpia la caza de ratones. (…), es animal ligerísimo y rapacísimo, (…) y con ser tan casero, jamás se domestica porque no se deja llevar de un lugar a otro si no es metiéndole por engaño en un costal, y aunque le lleven a otro lugar se vuelve, sin entender cómo pudo saber el camino”.

Esa es, más o menos, su primera entrada en el Tesoro de la lengua castellana o española. La segunda nos dice que gatos se les llama a los ladrones rateros y la tercera entrada recoge gatos como “bolsones de dinero, porque se hacen de sus pellejos enteros, sin abrir”.

En el Diccionario fraseológico del Siglo de Oro, Cejador nos dice que la frase equivale a que “tiene misterio, tiene secreto”, y “díjose del gato en sentido de bolsa, por lo cerrada e impenetrable”. Y bien escondida también… Ya sabe. Gato encerrado era, en el Siglo de Oro, una bolsa de pellejo de minino, para esconder dinero. ¿Hoy? No hay bolsa, pero si gatos encerrados,… y gatas también. NO SE DEJE METER LOS GATOS.

Loading...
Revisa el siguiente artículo