¿El cerebro de los hombres y las mujeres realmente es diferente?

En los siglos XX y XXI, los investigadores buscaron características distintivas femeninas o masculinas en subdivisiones cerebrales más pequeñas

Por AP

La gente ha investigado sobre diferencias sexuales en el cerebro humano desde al menos el siglo XIX, cuando el científico Samuel George Morton vertió semillas y plomo en cráneos humanos para medir sus volúmenes. Gustave Le Bon encontró que los cerebros de los hombres son generalmente más grandes que los de las mujeres, lo que llevó a Alexander Bains y George Romanes a discutir que esta diferencia de tamaño hacía a los hombres más inteligentes. Pero John Stuart Mill señaló, sobre este criterio, que entonces los elefantes y las ballenas deberían ser más inteligentes que las personas.

Así que el foco de la investigación cambió a los tamaños relativos de las regiones cerebrales. Los frenólogos (teóricos que estudiaban el carácter y la personalidad a partir de la forma del cráneo) sugirieron que la parte del cerebro sobre los ojos, llamada lóbulo frontal, es más importante para la inteligencia y es proporcionalmente más grande en los hombres, mientras que el lóbulo parietal, justo detrás del lóbulo frontal, es proporcionalmente más grande en las mujeres. Más tarde, los neuroanatomistas argumentaron que el lóbulo parietal es más importante para la inteligencia y los de los hombres son en realidad más grandes.

En los siglos XX y XXI, los investigadores buscaron características distintivas femeninas o masculinas en subdivisiones cerebrales más pequeñas. Como neurobiólogo conductual y autor, creo que esta búsqueda está mal guiada porque los cerebros humanos son muy variados.

Diferencias anatómicas del cerebro

La mayor y más consistente diferencia de sexo en el cerebro se ha encontrado en el hipotálamo, una pequeña estructura que regula la fisiología reproductiva y el comportamiento. Al menos una subdivisión hipotalámica es más grande en roedores y humanos.

Pero el objetivo de muchos investigadores era identificar las causas cerebrales de supuestas diferencias de sexo en el pensamiento – no sólo la fisiología reproductiva – y así la atención se dirigió al gran cerebro humano, que es responsable de la inteligencia.

Dentro del cerebro, ninguna región ha recibido más atención en la investigación de las diferencias de raza y sexo que el cuerpo calloso, una banda gruesa de fibras nerviosas que transporta señales entre los dos hemisferios cerebrales.

En los siglos XX y XXI, algunos investigadores encontraron que todo el cuerpo calloso es proporcionalmentemás grande en las mujeres en promedio, mientras que otros encontraron sólo ciertas partesson más grandes. Esta diferencia llamó la atenciónpopular y se sugirió que causaba diferencias de sexo cognitivo.

Pero los cerebros más pequeños tienen un cuerpo calloso proporcionalmente más grande independientemente del sexo del propietario, y los estudios de las diferencias de tamaño de esta estructura han sido inconsistentes. La historia es similar para otras medidas cerebrales, por lo que intentar explicar supuestas diferencias sexuales cognitivas a través de la anatomía cerebral no ha sido muy fructífero.

Rasgos femeninos y masculinos superpuestos considerables

Incluso cuando una región cerebral muestra una diferencia de sexo en promedio, hay típicamente una superposición considerable entre las distribuciones masculina y femenina. Si la medición de un rasgo está en la región de superposición, uno no puede predecir el sexo de la persona con confianza.

Por ejemplo, piensa en la estatura. Mido un metro 70 centímetros. ¿Eso te dice mi sexo? Y las regiones cerebrales típicamente muestran diferencias de sexo promedio mucho más pequeñas que la altura.

La neurocientífica Daphna Joel y sus colegas examinaron resonancias magnéticas de más de 1.400 cerebros, midiendo las 10 regiones cerebrales humanas con las mayores diferencias de sexo promedio. Evaluaron si cada medición en cada persona era hacia el extremo femenino del espectro, hacia el extremo masculino o intermedio. Encontraron que sólo del 3% al 6% de las personas eran consistentemente “femeninas” o “masculinas” para todas las estructuras. Todos los demás eran una especie de mosaico.

Hormonas prenatales

Cuando se dan diferencias de sexo en el cerebro, ¿qué las causa?

Un estudio de 1959 primero demostró que una inyección de testosterona en un roedor que esperaba crías hacía que su descendencia femenina mostrara comportamientos sexuales masculinos cuando se convertían en adultos. Los autores infirieron que la testosterona prenatal (normalmente secretada por los testículos fetales) “organiza” permanentemente el cerebro. Muchos estudios posteriores mostraron que esto era esencialmente correcto, aunque demasiado simplificado para los no humanos.

Los investigadores no pueden alterar éticamente los niveles hormonales prenatales, por lo que se basan en “experimentos accidentales” en los que los niveles hormonales prenatales o las respuestas a ellos eran inusuales, como en las personas intersexuales. Pero los efectos hormonales y ambientales están enredados en estos estudios, y los hallazgos de las diferencias de sexo en el cerebro han sido inconsistentes, dejando a los científicos sin conclusiones claras para los humanos.

Los genes causan algunas diferencias de sexo en el cerebro

Mientras que las hormonas prenatales probablemente causan la mayoría de las diferencias de sexo en el cerebro en los no humanos, hay algunos casos donde la causa es directamente genética.

Esto fue dramáticamente mostrado por un pinzón cebra con una extraña anomalía – era macho en su lado derecho y hembra en su lado izquierdo. Una estructura cerebral relacionada con el canto se agrandó (como en los varones típicos) sólo a la derecha, aunque los dos lados experimentaron el mismo entorno hormonal.

Por lo tanto, su asimetría cerebral no fue causada por hormonas, sino por genes directamente. Desde entonces, los efectos directos de los genes sobre las diferencias de sexo en el cerebro también se han encontrado en ratones.

Aprendiendo sobre sobre los cambios del cerebro

Muchas personas asumen que las diferencias sexuales del cerebro humano son innatas. Esta suposición es errónea.

Los seres humanos aprenden rápidamente en la infancia y continúan aprendiendo – por desgracia, más lentamente – como adultos. Desde recordar hechos o conversaciones hasta mejorar las habilidades musicales o atléticas, el aprendizaje altera las conexiones entre las células nerviosas llamadas sinapsis. Estos cambios son numerosos y frecuentes, pero típicamente microscópicos – menos de una centésima parte del ancho de un cabello humano.

Los estudios de una profesión inusual, sin embargo, muestran que el aprendizaje puede cambiar los cerebros adultos dramáticamente. Los taxistas de Londres deben memorizar “el Conocimiento” – las rutas complejas, caminos y puntos de referencia de su ciudad. Los investigadores descubrieron que este aprendizaje alteraba físicamente el hipocampo de un conductor, una región cerebral crítica para la navegación. El hipocampo posterior de los taxistas de Londres era más grande que los no conductores en milímetros – más de mil veces el tamaño de las sinapsis.

Así que no es realista asumir que las diferencias de sexo en el cerebro humano son innatas. También pueden resultar del aprendizaje. Las personas viven en una cultura fundamentalmente de género, en la que la crianza, la educación, las expectativas y las oportunidades difieren en función del sexo, desde el nacimiento hasta la edad adulta, lo que inevitablemente cambia el cerebro.

En última instancia, cualquier diferencia de sexo en las estructuras cerebrales se debe probablemente a una combinación compleja e interactiva de genes, hormonas y aprendizaje.

Este artículo fue traducido por El Financiero

Loading...
Revisa el siguiente artículo