Bocadillos lingüísticos: EL VERBO OLITUPEAR

La Doctora Aida Vergne, profesora universitaria y lingüista, nos habla de la forma de hablar de los niños y el ver olitupear.

Por Doctora Aida Vergne, profesora universitaria y lingüista

Mire, sea disciplinado y lea hasta el final. ¿Oka?

Bien. La capacidad de los niños de adquirir su morfología (reglas de formación de palabras) se pone en evidencia cuando las emplean de forma correcta al hablar. Los supuestos “errores” muestran dominio y provocan sobregeneralizaciones. Por eso, cuando los niños se topan con una forma verbal irregular la tratan como regular. ¿Ejemplos?… no cabo, está rompido, yo sabo, etc.

El asunto es que estos “errores” revelan que no están imitando a los padres. Un estudio clásico entre niños de nivel elemental mostraba la imagen de un animalito imaginario. Les decían: “Este es un Wug”. Luego les mostraban otra imagen con dos animalitos. Los niñitos tenían que completar la oración: Ahora hay dos __. Siempre formaron el plural correcto sin problemas (que tiene dos formas subyacentes).

Es un hecho que los niños adquieren las reglas de sus lenguas y su repertorio de inflexiones regulares a muy temprana edad. Esas reglas permanecen con nosotros toda la vida. Usted es capaz de conjugar un verbo regular desconocido, porque las “reglas de formación de palabras” son parte de su gramática mental. Esto nos lleva felizmente al verbo OLITUPEAR, que el abuelito de una querida colega lingüista le pedía que conjugara cuando era una niñita. “Vamos Pat” –le decía bromeando y con cariño– “conjuga en voz alta, el verbo olitupear en la primera persona singular del presente del indicativo: Yo ____”. Mi colega Pat nunca falló. ¿Y usted?

Para más columnas como esta sigue el Facebook de Bocadillos Lingüísticos:

¿CÓMO SABER/SAVER?
¿Pueden las palabras revelarnos información sobre sus sentidos o su ortografía? La respuesta es sí y…

Posted by Bocadillos Lingüísticos on Monday, June 15, 2020

Loading...
Revisa el siguiente artículo