Crazy Pulpo: exquisita marisquería criolla

El propietario de Ropa Vieja abrió un nuevo restaurante en Condado que goza de gran acogida

Por Lynet Santiago Túa

Entre la ficción y la buena mesa, los comensales de Crazy Pulpo disfrutan una exquisita experiencia gastronómica en la nueva marisquería del restaurateur Luis Dana.

El restaurante, inspirado en la leyenda de la ballena Moby Dick, abrió las puertas hace apenas tres meses y goza de gran acogida gracias a su amplia propuesta, que integra jugosas carnes de primera USDA Prime y frutos del mar, con una atmósfera irrepetible.

La experiencia convoca a disfrutar de los alimentos como si estuviese dentro de un submarino, en las profundidades del mar.

“El concepto es una marisquería criolla moderna. Tenemos muchos ofrecimientos distintos, como el pulpo, que lo hacemos de distintas maneras, pescados y langosta fresca todos los días”, explicó Dana en entrevista con Metro.

Entre las versiones del pulpo con más demanda: el Crazy pulpo confeccionado con un toque de jalapeño, el pulpo con glaze de parcha, el pulpo a la gallega y los tentáculos de pulpo.

De igual forma, la langosta entera o el rabito de langosta, el chillo entero y el salmón son bien apreciados.

Los platos pueden estar muy bien acompañados con ensaladas, tostones, papas majadas, amarillos, yuca hervida o frita, vegetales salteados y arroz y habichuelas.

Para los que prefieren las carnes, Dana recomendó el USDA Prime Skirt Steak, el Aged Ribeye Steak a la parrilla o el sabroso Angus short rib, servido con papas majadas hechas en casa y espárragos.

De la carta de aperitivos, sugirió los camarones envueltos en tocineta, empanadillas de camarones y el sausage de jabalí.

“Le pusimos Crazy Pulpo para que fuese algo divertido. La idea es que te sientes como si estuvieses en submarino hundido en el fondo del mar por un pulpo. Cuando las personas observan el mar, se transportan”, compartió.

El espacio del restaurante se distribuye entre un piano bar tipo recibidor, lounge con barra, cava de vinos y un salón comedor con un ventanal de cristal completo frente al océano Atlántico. La vista es de esas que nos quitan el aliento.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo