Mentirle a tu hijo lo convertirá en un adulto deshonesto y desadaptado

Un estudio, dirigido por la Universidad Tecnológica de Nanyang de Singapur, expone los efectos negativos de las “mentiras blancas” que usan los padres.

Por Celalba Yamarte

Enviarle un mensaje contradictorio a tu hijo tendrá consecuencias graves. Así lo ha determinado una investigación, donde un grupo de psicólogos estudió el efecto negativo de mentir a los hijos para lograr que cambien su conducta.

Los resultados, publicados en el Journal of Experimental Child Psychology, señalan que los adultos cuyos padres les mentían tienen más probabilidades de ser deshonestos y presentar problemas de conducta, ser egoístas y manipuladores.

Un grupo multidisciplinario de investigadores de las universidades de Toronto de Canadá, California de los Estados Unidos, de Zhejiang de China, bajo la dirección de la Universidad Tecnológica de Nanyang de Singapur, realizó una encuesta a 379 adultos jóvenes residentes en Singapur.

Los participantes llenaron cuatro cuestionarios, donde primero debían identificar las mentiras que usaban sus padres; a través de frases típicas como: “Si no vienes conmigo ahora, te dejaré aquí solo” y “No traje dinero conmigo hoy, podemos volver otro día”.

Luego debían señalar la cantidad de veces que ellos les mentían a sus progenitores. Los otros dos cuestionarios se refirieron a su comportamiento, incluyendo el desajuste psicosocial y la tendencia a ser egoísta e impulsivo.

Mentirle a tu hijo lo hará un adulto deshonesto y desadaptado: psicólogos Durante el estudio se encuestó a / Journal of Experimental Child Psychology

Hijo espejo

“La crianza de los hijos mintiendo puede parecer que ahorra tiempo, especialmente cuando las razones reales por las cuales los padres quieren que los niños hagan algo es complicado de explicar”, señaló el autor principal del estudio, Setoh Peipei de la Facultad de Ciencias Sociales de NTU Singapur.

Sin embargo, advirtió que “la deshonestidad de los padres puede eventualmente erosionar la confianza y promover la deshonestidad en los niños”. De hecho, comprobaron que este tipo de crianza hace que tu hijo tenga mayor riesgo de desarrollar conductas agresivas, violar las normas y tener comportamientos intrusivos.

Nuestra investigación sugiere que la crianza de los hijos mintiendo es una práctica que tiene consecuencias negativas para los niños cuando crecen”.

Recomiendan a los padres ser consciente y buscar alternativas a esa “mentira blanca”. Se debe “reconocer los sentimientos de los niños, dar información para que sepan qué esperar, ofrecer opciones y resolver problemas juntos, para provocar un buen comportamiento”.

Autoridad cuestionada

Estudios anteriores demuestran mentirle a un hijo “es una práctica de crianza común” en lugares donde han sido analizada, como Estados Unidos, Canadá, China y México.

Según la nueva investigación, otro objetivo de los padres al mentir es reafirmar su autoridad: “La afirmación de autoridad sobre los niños es una forma de intrusión psicológica, que puede socavar el sentido de autonomía de los niños y transmitir el rechazo, en última instancia se socavaba su bienestar emocional”, detalló Setoh.

Por ello, creen que futuros estudios deben concentrarse en la naturaleza de las mentiras y los objetivos de los padres al decirlas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo