Termina ciclo de Talleres de Inmersión con más jóvenes comprometidos con el medio ambiente

Los jóvenes hicieron recorridos en kayak por un manglar

Por Metro Puerto Rico

Luego de cinco días sumergidos en Talleres de Inmersión por distintas reservas naturales, 15 jóvenes de 13 a 17 años llegaron al Centro de Visitantes de Medio Mundo y Daguao, una reserva natural ubicada en Ceiba. Allí, en el espacio donde antes se situaba la imprenta de la antigua base naval Roosevelt Roads, los participantes se ayudaron entre sí para bajar su equipaje. Un poco más tarde, expresaron su compromiso con la naturaleza.

“Mi compromiso con la naturaleza es trabajar para que sea una más saludable y libre de plástico, más eco-amigable”, dice Eliudes Camps, de 17 años, un joven que quiere compartir su conocimiento ambiental con todos los que le rodean.

Con el tema de la reforestación como punto de partida, los jóvenes incorporaron a su aprendizaje temáticas relacionadas a comunidades, viveros, polinizadores y hábitats. Camps, quien asistió por primera vez a los Talleres de Inmersión, dice que lo más que le gustó fue ver que Puerto Rico tiene la capacidad de cultivar sus propios alimentos.

“Es un estilo de vida ecológico, sano… podemos alimentar a todo Puerto Rico, pero por mucho miedo no lo hacemos”, dice Camps al recordar el paisaje de la siembra y la caminata por la neblina en los predios del Cañón San Cristóbal, ubicado entre Barranquitas y Aibonito.

Los jóvenes hicieron recorridos en kayak por un manglar, aprendieron sobre agroecología, la conservación de aves, murciélagos y la captura de jueyes. Además, visitaron el centro comunitario Arecma, en Humacao; un vivero, una siembra de café y una rueda hidráulica en el Área Natural Protegida Hacienda Buena Vista en Ponce.

“Tienen contacto con la naturaleza, les crea independencia y amor por los seres vivos”, dice María Isabel García, madre de un joven de 14 años que asiste por segunda vez al Taller de Inmersión. “El Taller les enseña a cuidar y proteger el medio ambiente, les enseña a trabajar en grupo, los hace líderes”, añade García.

Asimismo, Sara Rosario, madre de una joven de 17 años, llevó a su hija al Taller de Inmersión para que sepa que, al igual que ella, existen otras jóvenes interesadas en el medio ambiente.

“Me gustó mucho estar en la naturaleza y ver que hay otros jóvenes que se preocupan”, dice Patricia Plewnia, de 17 años, quien dirigirá sus estudios universitarios hacia la conservación ambiental.

A pesar de que la lluvia cambió levemente las actividades realizadas en el Taller de Inmersión, eso no imposibilitó que los jóvenes reforzaran su conocimiento y compromiso con la naturaleza. Al contrario, el Centro de Visitantes de Medio Mundo y Daguao estaba lleno de jóvenes comprometidos con el medio ambiente.

Al final, los participantes presentaron una serie de dibujos que son reflejo de su aprendizaje. Los jóvenes reafirmaron su interés en reciclar, minimizar el uso de materiales desechables, educar y participar en su comunidad para promover la cultura ecológica.

Para La Naturaleza proveyó a todos los participantes del Taller de Inmersión un certificado de 50 horas contacto verde, así como una membresía vitalicia con el propósito que continúen participando de las actividades, programas y talleres de la organización.

Los Talleres de Inmersión integran la educación ambiental con la diversión, y tienen como objetivo que los participantes aprendan sobre la importancia de proteger los ecosistemas del archipiélago de Puerto Rico, el valor de nuestra biodiversidad, para cuidar y disfrutar de la naturaleza de manera responsable.

Loading...
Revisa el siguiente artículo