Diseña instrumento para pacientes con necesidades

Dentista puertorriqueño crea herramienta que no solo hará la vida de los dentistas más fácil, sino que servirá de ayuda a pacientes, especialmente aquellos con necesidades especiales

Por Lyanne Meléndez García

En busca de promover la atención a personas con diversidad funcional, un dentista puertorriqueño inventó una herramienta dirigida a facilitar el acceso a la cavidad oral.

Se trata de un instrumento llamado Molini, el cual busca facilitar y mantener la apertura de la boca de aquellos pacientes con alguna necesidad especial.

“Les facilita la vida a los dentistas y también es un beneficio a la población discapacitada porque la realidad es que no hay muchos dentistas que se dediquen a special needs y mucho menos fuera de sala de operaciones”, explicó a Metro el doctor Juan Molina, quien lleva cinco años ofreciendo cursos de Medicina Dental a estudiantes de tercer año para motivarlos y enseñarles el arte de tratar con estudiantes con diversidad funcional.

Detalló que hay muy pocos dentistas que tratan pacientes con diversidad. Reconoció que son más los que atienden en sala de operaciones. Sin embargo, dijo que escasean los que trabajan en silla regular donde “tienen que estabilizar al paciente y hacer ciertos agarres”.

“Este instrumento, los beneficios que tiene es que se puede utilizar en dentistas que visiten ancianos y que el anciano no pueda abrir bien o no quiera abrir bien la boca para poder darles servicios”, destacó el profesional que también dirige la Clínica de Discapacidad Intelectual del Departamento de Salud.

La herramienta no solo abre la boca, sino que puede retractar la lengua para poder trabajar ciertas áreas. A diferencia de los demás abrebocas, Molina lo utiliza en más procedimientos, entre ellos, ciertas cirugías y prótesis en porcelana. “Gracias a este instrumento y la forma en que se agarra la cabeza del paciente, hay un control que permite a uno hacer más tratamiento de lo que se hacía tradicionalmente fuera de sala de operaciones”, explicó el experto en medicina dental.

Contó que el proyecto comenzó hace unos años en busca de atender de una manera más fácil a los pacientes con discapacidad severa intelectual. “Eran pacientes menos cooperadores y algunos más agresivos, y en ese momento, tenía varios pacientes a cargo que tenía que atender, que eran técnicas nuevas en ese momento y los abrebocas que existían en ese momento para un adulto los rompían”, recordó.

Precisó que por temor a que fuera a perder un dedo “me quedé pensando cómo podía hacer, usar algún instrumento para poder trabajar sin que el paciente me muerda, y un día, cuando me estoy cepillando, noto que el cepillo, el handle, lo puedo poner al revés y lo pongo en mi boca y con cierta fuerza de palanca puedo controlar la mordida, así que a partir de ese momento comencé a usarlo”.

Hizo una modificación al cepillo, le quitó las celdas y “usaba algún tipo de agarre que fui desarrollando poco a poco, que agarraba la cabeza, la cara del paciente y me permitía abrir la boca. Por muchos años, estuve usando esa técnica y quería refinar, hacer un instrumento real, no un cepillo, sino que fuera un instrumento real”.

En 2017, dio un curso de educación continua sobre esas técnicas en Charlotte, Carolina del Norte, en la Convención de Special Care de la Asociación de Dentistas que trabaja con necesidades especiales. Fue entonces cuando formalizó la idea de que el prototipo se convirtiera en un producto, tras conversaciones con la empresa Specialized Care. “A partir de ese momento hasta hace unos meses estuvimos trabajando con unos prototipos todo el tiempo y, recientemente, ya está en la fase de premercadeo principalmente para dentistas pediátricos de Estados Unidos con miras a que, próximamente, ya esté disponible a nivel nacional”, dijo Molina.

En la primera fase se está exponiendo el producto a dentistas pediátricos de Estados Unidos. En la convención anual de estos profesionales a celebrarse a fines de mes en Chicago, Specialized Care presenta los productos noveles, y este año, el nuevo producto que se presentará es el Molini.

Además, el producto estará abierto al uso de cualquier dentista generalista para usarse en cualquier paciente.

“Hay pacientes que a lo mejor no abren bien la boca, o no tiene la fuerza en la mordida como para mantenerla abierta, se puede usar en distintos escenarios. Yo visito encamados y lo uso con ellos”, abundó.

El instrumento es reusable y aguanta esterilización de 130 grados centígrados por 30 minutos. “Es un producto que, después que se usa, se limpia, se esteriliza y se reúsa”, planteó, al señalar que aún se están refinando detalles, por lo que espera que esté disponible en los próximos meses.

Loading...
Revisa el siguiente artículo