En Puerto Rico, también hay quienes se preparan para un gran desastre

Personas como la relacionista profesional Uka Green opinan que el calentamiento global puede ocasionar o prolongar emergencias que limiten el acceso a alimentos, por lo que están preparados

Por Sadot Santana

Para muchos, una crisis de alimentos debido al cambio climático no resulta una idea descabellada. Un desastre natural, ya sea un potente huracán o un terremoto, pudiera prolongar un estado de emergencia que conlleve a toparse con góndolas y estantes vacíos en los supermercados y establecimientos.

Esta es una de las razones por la que personas como Uka Green aseguran que hay que estar preparados para un evento que amenace con limitar el acceso a los alimentos. Ante esto, la publicista de profesión se adentró en el mundo del prepping o almacenaje de comida. Esta práctica consiste en almacenar y acumular cantidades de comida en bolsas mylar —que evitan la entrada de oxígeno, humedad e insectos— y luego se colocan en grandes cubos que permiten una preservación duradera de los alimentos.

Green opinó que el impacto del cambio climático podría desencadenar en una crisis de alimentos que afectaría los cultivos y la agricultura. Por esta razón, le resulta evidente adoptar métodos que garanticen una cantidad de alimentos suficientes de ocurrir una catástrofe que comprometa la alimentación en su hogar.

“Hay muchos escenarios, desde los más simples hasta los más terribles, en los que puedes recurrir a tu alacena…Es estar más consciente de lo necesario que es almacenarlo [los alimentos], porque, por ejemplo, entiendo que la crisis de alimentos está a la vuelta de la esquina, es una realidad de la cual no se habla”, precisó Green.

Inclusive, el impacto del cambio climático sobre los alimentos es una de las mayores preocupaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en su informe de 2018. Según la organización internacional, el cambio climático y desastres naturales más agudos comprometen la seguridad alimentaria, el acceso a alimentos y la nutrición.

Por su parte, el prepping es una modalidad que se ha diseminado a través del mundo, y las personas se preparan para todo tipo de evento, ya sea un desastre natural, un ataque nuclear, electromagnético y bacteriológico. Cada uno de ellos teniendo como resultado que la comida, el agua y los efectos de primera necesidad escasearán.

De acuerdo con Green, una persona necesita un cubo o paila, las bolsas mylar y absorbentes de oxígeno para comenzar su prepping. Los alimentos, entonces, son colocados en las bolsas y selladas con calor. Añadió que alimentos secos como arroz, granos, legumbres, pastas y hasta frutas deshidratadas se pueden colocar en bolsas selladas y luego colocadas en pailas para conservarlos. Algunos de estos alimentos, de acuerdo con Green, pueden durar hasta 20 años. De hecho, la Cruz Roja Americana vende cubos con suficiente comida para cuatro personas y 3 días. Asimismo, este método sugiere almacenar en su alacena alimentos enlatados —teniendo en cuenta la fecha de expiración— y agua.

Convertirse en prepper, según cuenta Green, surgió mientras navegaba el internet y encontró lecturas sobre bunkers y de cómo muchas personas en Estados Unidos crean estructuras para proteger a sus familias si ocurriera una catástrofe. Luego atinó con lecturas y varios videos tutoriales sobre cómo confeccionar el prepping.

“Pienso que estando Puerto Rico ubicado geográficamente en donde estamos, es lógico que estemos preparados. Y no me explico cómo la gente, cómo el Gobierno no se prepara para una catástrofe o para un huracán porque estamos en el mismo medio. La realidad es que todos deberíamos estar preparados de alguna manera”, comentó. En su caso, la publicista aseguró que, con el prepping, tiene una reserva de alimentos para cerca de tres meses para su familia de seis.

Para Green, sin embargo, resulta inconcebible tildar el prepping de una exageración y, mucho menos, motivado por teorías conspiratorias.

“Es una cuestión de que cada persona, en su casa, debe atenderlo. Si cuando viene un huracán, usted quiere salir al supermercado corriendo, a hacer su provisión, pues fantástico. Yo no quiero salir corriendo porque ahí se cometen los grandes errores. Prefiero estar preparada siempre”, explicó. Asimismo, recomendó que cada persona debe adoptar el prepping de acuerdo con su realidad económica.

Green, a su vez, recordó las complicaciones tras el huracán María cuando muchos supermercados experimentaron escasez de mercancía de primera necesidad, establecimientos cerrados por no tener energía eléctrica y la inhabilidad de retirar dinero en efectivo en las máquinas automáticas.

“No es un tema cómodo o bonito, pero no lo puedes coger exagerado”, subrayó.

¿Qué es el prepping?

Una modalidad que se ha diseminado a través del mundo en la que las personas se preparan para todo tipo de evento, ya sea un desastre natural, un ataque nuclear, electromagnético y bacteriológico.

Loading...
Revisa el siguiente artículo