Resulta irremediable que nuestros niños se expongan a una gran cantidad de gérmenes e infecciones, ya sea en la escuelas, las guarderías o en el propio hogar. Ante esto, pueden contagiarse fácilmente con virus intestinales por echarse juguetes a la boca o hasta el contacto con otro compañero de escuela que esté enfermo.  Esto aumenta la probabilidad de que se infecten con ciertos tipos de virus que provocan diarreas y vómitos, como el rotavirus y el norovirus. Sin embargo, como madres y padres, podemos adoptar métodos para prevenir que nuestros niños pequeños se contagien con algún virus intestinal.

De acuerdo con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), las afecciones estomacales, como la gastroenteritis, provocada por el rotavirus o norovirus, constituyen de las complicaciones más comunes en Estados Unidos. Incluso, el rotavirus es la causa más habitual de gastroenteritis viral en los niños menores de 5 años debido al contacto con objetos contaminados.

La agencia federal de salud también ha indicado que este virus se propaga fácilmente entre los niños, ya que, en ocasiones, entran en contacto accidentalmente con sus propias heces (caca) o por otro niño que esté infectado por el rotavirus. También pueden infectarse al echarse a la boca objetos, comida o líquidos contaminados. Entre los síntomas que experimentan son diarrea, vómitos y fiebre. Entonces ¿qué podemos hacer para prevenir este tipo de afección?

El doctor Gerardo Tosca Claudio —especialista en pediatría— destacó la importancia de la higiene para combatir estos tipos de virus. “Esto es cuestión de higiene, que hay que tomar las medidas en cuanto a lavado de manos, con hand sanitizer. Si las guarderías tienen más de dos niños, tienen que asegurarse de que todo el mundo esté con una higiene apropiada”, sostuvo el galeno.

Tosca Claudio añadió que, con cada cambio de pañal, la madre debe lavarse las manos adecuadamente con agua y jabón para evitar la propagación del virus. Asimismo, también sugirió a las madres y padres a limpiar los juegos y juguetes que comparten los chicos. Debido a que la higiene y la limpieza es central para detener cualquier tipo de contagio, las madres también deben enjuagar los alimentos antes de consumirlos y los utensilios que utilizarán.

Importante la hidratación

Una vez un niño contrae un virus que le provoca diarrea y vómitos es importante prevenir que se deshidraten. Para el especialista, el encargado del menor debe mantener al niño hidratado con líquidos y verificar cuánto está orinando.  El Mayo Clinic también recomienda utilizar soluciones de rehidratación oral como un método para asegurar la hidratación en los niños, ya que reponen los minerales que pierden tras episodios de vómitos y diarreas.

Por su parte, Tosca Claudio también explicó que hay que ser más cuidadosos en niños menores de cinco, ya que suelen deshidratarse con mayor facilidad. “Es importante que más de tres diarreas que un bebé tenga debe ir al médico para asegurarnos de que esté bien hidratado”, recomendó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo