La complicada relación entre la princesa Diana y la Reina

La princesa Diana vivió momentos tormentosos por culpa de la Reina

Por Karen Hernández

Fue la misma princesa Diana quien declaró durante una entrevista de 1993 que sabía que estaba condenada desde el principio pero que había dejado pasar las señales que lo advertían.

Diana era muy joven cuando pasó a ser parte de la Familia Real pero siempre supo imponer sus convicciones y rebeldía frente al protocolo. La vida de la princesa de Gales pudo haber estado marcada por la tragedia y el sufrimiento tras las puertas del Palacio Real. Desde si relación forzada con el príncipe Carlos, hasta su romance con el empresario Dodi Al Fayed  y su trágica muerte en  el 31 de agosto de 1997. Pero un punto clave dentro de todo ese sufrimiento, fue la misma reina Isabel, quien nunca terminó por aceptarla por completo.

La reina Isabel II y la difunta princesa Diana estaban en un enfrentamiento constante pero aunque no siempre se veían cara a cara, la mala relación de Diana con el príncipe Carlos y la de este con Camilla Parker, terminó siendo algo determinante entre ambas. Esta ruptura histórica ha sido el tema principal de los tabloides durante décadas, pero hay detalles que pocos cuentan.

La relación con su Alteza Real fue distante. Sin embargo, algo que pocos saben es que la Reina tenía un profundo aprecio por el trabajo que Diana hizo por la Corona británica  y el mundo. En un principio, la princesa  parecía una buena pareja: era joven, sus padres tenían vínculos con la familia real y se le consideraba virginal (mientras que Camilla por el contrario, ya tenía "tenía una historia" que los miembros de la realeza no aprobaban).

De hecho, la Reina dejó claro que si no fuera por el deseo de la Reina de ver a su hijo casarse con una muchacha apropiada, entonces tal vez Carlos y Diana nunca se hubiesen cruzado.

Isabel estaba cada vez más preocupada de que su hijo ya tenía más de 30 años y aún no estaba casado. Esa presión fue incitada por Lady Ruth Fermoy, dama de la Reina y abuela de Diana Spencer.

Debido a que Diana parecía un buen partido para Carlos, la reina aceptó el acuerdo con Ruth sin embargo, desde un inicio, Diana se sentía agobiada por las presiones de convertirse en realeza. Tras la boda real, Diana escribió una carta en 1991 que detallaba cómo la vida en el Palacio la hacía sentir "extremadamente aislada" y "continuamente mal entendida".

La honestidad brutal de Diana desafió a la monarquía. A principios de la década de 1990, Diana se convirtió en un símbolol de rebeldía en la monarquía. Por ejemplo, eligió su anillo de compromiso de un catálogo (a diferencia de la mayoría de la realeza) y se negó a decir que "obedecería" a Carlos durante sus votos matrimoniales. Además de que se acercó a la gente como nunca otro royal lo había hecho antes y se divorció para seguir su vida lejos de la Familia Real.

En el libro de Andrew Morton, de 1992, Diana: Her True Story, la princesa afirmó que había buscado la ayuda de la Reina en 1986 porque estaba convencida de que "en su matrimonio no había amor". Pero, según Diana, la reina no fue nada empática con ella.

"Fui a la primera dama y dije: 'No sé qué debo hacer'. Ella dijo: "No sé lo que debes hacer". Y eso fue todo. Eso fue "ayuda".

Pero la Reina no quería nada más que Diana cumpliera con sus deberes reales, y eso es lo que terminó sucediendo , aún cuando fuera de formas poco convencionales. La familia real siempre ha estado muy involucrada en esfuerzos caritativos, y Diana siguió su ejemplo, aunque de una manera que ningún rey real había hecho antes, defendiendo causas que, en ese momento, eran en su mayor parte tabú, como la investigación del SIDA.

Cuando Diana murió, los rumores sobre una mala relación entre ella y la Reina se avivaron ante la falta de declaraciones de su parte y de Carlos. El cariño que inspiraba Lady Di a su pueblo era suficiente para creer que su muerte era todo lo que ambos deseaban pero jamás se supo qué era lo que realmente pasaba detrás del Palacio frente a la tragedia.

Fueron unas cartas reveladas por una amiga cercana de la reina Isabel que mostrando una faceta muy distinta de su Majestad ya que en ellas se mostraba afectada por la muerte de la Princesa.

"De hecho, fue terriblemente triste, y ella es una gran pérdida para el país. Pero la reacción pública a su muerte, y el servicio en el Abbey, parece haber unido gente alrededor del mundo de una manera bastante inspiradora".

También profundizó en el duelo de sus nietos:

"William y Harry han sido muy valientes y estoy muy orgulloso de ellos", expresó.

Su carta comprueba que aunque Diana desafió todas las reglas, el cariño que le tenía era sincero. También se comprueba que en su posición no puede mostrarse sensible ni expresar sus sentimientos.

Te recomendamos en video

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo