Corazón roto en el cardiovascular

Lea la opinión de Lilly Rivera

Por Lilly Rivera

El 26 de mayo, leí un tuit dirigido al gobernador Ricardo Rosselló que me alarmó. Una enfermera esperando su relevo luego de doble turno (16 horas) por la falta de personal en el Centro Cardiovascular de Puerto Rico y del Caribe, quien alega que la situación allí está de mal en peor y que siguen las renuncias del personal. Su mensaje es un llamado de auxilio para los profesionales de la enfermería que quedan en la isla y para las personas con enfermedades cardiacas que buscan salvar la vida en ese hospital. Vida que está ahora en mayor peligro, pues un enfermero extenuado puede cometer errores que ponen en riesgo la vida humana. Según indicó la salubrista, se han abierto convocatorias, pero siguen esperando nuevo personal.

“Aún no entiendo para qué sirve la Unión. Se realizan cartas, se habla directamente con los administradores y no hacen nada. Ya no podemos más”, dijo la enfermera. “Etiqueten a quien quieran, pero esto tiene que parar (con carita triste). Amo mi trabajo, adoro mi profesión. Dios sabe que lo hago con amor”. Y mencionó como ejemplo de explotación que hay dos enfermeras de piso para atender a 30 pacientes versus tres pacientes en el área de intensivo posquirúrgico. ¿Qué es lo que hacen los enfermeros? Si comienzo a mencionar las responsabilidades del enfermero, no termino la columna. Pero puedo destacar que son la mano derecha del médico, son sus ojos y sus oídos cuando este no está en el hospital. Nos administran medicamentos, nos educan, supervisan nuestro estado de salud, escuchan nuestras quejas de dolor o malestar y nos alientan a seguir con los tratamientos.

Algunos con sentido del humor hasta nos animan con un chistecito. Hace año, se nos están yendo los enfermeros en busca de mejores condiciones de trabajo y mayor salario. Es tiempo de valorar al profesional de la enfermería en Puerto Rico. Necesitamos interés político, estrategias y planificación para detener el éxodo de enfermeros y ampliar el número de estos profesionales cualificados para atender la gran demanda en los hospitales públicos y privados. Señor gobernador, con pocos enfermeros trabajando pa’ tanta gente en el Cardiovascular se perjudican muchos corazones, incluso el de la enfermera que “ya no puede más”. Háganos saber qué hará.

Loading...
Revisa el siguiente artículo