Alarma en Francia por silenciosa y dañina invasión de gusanos gigantes

No vienen del espacio, vienen de Asia

Por Nathaly Lepe

Son casi como un elemento más de una película alienígena, pero no son otra cosa que gusanos gigantes que han despertado preocupación en la comunidad científica francesa.

El primer registro de los gusanos cabeza de martillo, que alcanzan hasta 40 centímetros de longitud, lo realizó el naturalista aficionado Pierre Gros, quien decidió enviar la fotografía a Jean-Lou Justine, profesora del Museo Nacional de Historia Natural, para le explicara de qué especie eran.

La bióloga quedó impactada por la fotografía y más cuando recibió una segunda imagen, una semana después.

La investigadora pensó que era una broma, hasta que decidieron comenzar su investigación, la que finalmente fue publicada esta semana en la revista Peerj.

Lo que no sabían en ese minuto -según el artículo publicado por The Washington Post– es que habían tropezado con un depredador alienígena debajo de sus pies.

Justine, experta en parásitos y gusanos, revisó los estudios publicados hasta ahora y sólo encontró que Francia había descartado la existencia de estos parásitos originarios de Asia.

Ante este escenario, los investigadores pidieron a los habitantes de la región donde habían encontrado el gusano que les enviaran imágenes, si es que creían haberlo visto y se llevaron una gran sorpresa.

El avistamiento más antiguo estaba fechado en 1999 y hasta 2017 se habían realizado al menos 111 observaciones.

De esta manera, trataron de analizar como habían llegado al país y determinaron que así como los tiburones martillo navegan a través de lagunas, los gusanos planos martillo cazan a través del suelo. 

Los blandos cuerpos de los cabeza de martillo son fábricas de productos químicos, especialmente de una sustancia llamada tetrodotoxina para inmovilizar presas. 

Lo que les falta en las defensas físicas, lo compensan en un cóctel de jugos corporales desagradables. 

De acuerdo con el informe de los especialista, no está claro cómo los platelmintos han alterado la biodiversidad francesa, pero sí aseguran que son "depredadores peligrosos" para muchos criaturas útiles del suelo, y eso es lo que les preocupa a los biólogos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo