Si tu médico te diagnosticó diabetes Tipo 2 y te refirió a un nutricionista, internalízalo como una oportunidad para aprender a comer bien y disfrutarlo, manejar la enfermedad, controlarla y vivir a plenitud.

La buena nutrición y actividad física van de la mano con tus medicinas si estás en tratamiento para la diabetes. Puede ayudarte a mantener los niveles deseados de glucosa en sangre. De esto da fe Michelle Carrillo Russe, licenciada en nutrición y dietética de la Asociación Puertorriqueña de Diabetes (APD), quien se considera una nutricionista poco tradicional.

La nutricionista de la APD asegura que toma muy en cuenta la preferencia de alimentos de sus pacientes. Ellos “comen de todo”. Sí, de todo con valores nutricionales y moderación porque, de acuerdo con Carrillo, las porciones, la variedad, el equilibrio, las calorías y los gustos de las personas son importantes para lograr una nutrición equilibrada y sabrosa que, a su vez, ayude a mantener los niveles de azúcar en la sangre controlados a largo plazo y así evitar daños mayores a los órganos.

¿Qué comer?

Los patrones de alimentación son individualizados, dependen de la edad, el peso, el sexo, la cantidad de actividad física que la persona haga, la condición de salud y la meta que se desea completar. No hay dieta especifica para la diabetes Tipo 2, más bien todas tus comidas deben incluir carbohidratos, proteínas y grasas.

• Carbohidratos o hidratos de carbono – Los encuentras en las frutas frescas o enlatadas en su jugo, jugos 100 % naturales, vegetales, panes preferiblemente integrales, productos lácteos, como quesos bajos en grasa y yogur libre de azúcar y legumbres.

• Proteínas – Las proteínas se encuentran en las carnes preferiblemente magras, huevos, pollo (sin pellejo) y pescado. También en productos lácteos (leche, quesos, yogur).

• Grasas – Opta por fuentes de grasas saludables, como el salmón, las nueces, el aceite de oliva para aderezar tus ensaladas, semillas, mantequilla de maní o aguacate.

Una comida equilibrada puede ser un servicio de arroz integral y habichuelas (la medida es hasta una taza con ambos alimentos) una pechuga de pollo encebollada y vegetales, como brécol o zanahorias. “Vas a estar nutrido”, asegura Carrillo.

Meriendas

De acuerdo con Carrillo, algunas terapias inyectables para la diabetes requieren que la persona consuma meriendas mientras que otras no. Por eso es importante compartir con tu nutricionista el tipo tratamiento farmacológico que sigues.

En términos generales, Carrillo recomienda optar por frutas frescas, como por ejemplo una manzana o pera mediana. Si te gusta el mangó, puedes ingerir la mitad. Si prefieres las fresas o el melón de agua, puedes servirte una porción de una taza y un cuarto. Las frutas enlatadas 100 % en su jugo también son buena alternativa para merendar, o puedes tomar 4 onzas de jugo de fruta totalmente natural sin azúcar añadida.

La persona que padece diabetes Tipo 2 siempre debe monitorear sus niveles de azúcar en sangre, ir a sus citas médicas, cumplir con sus terapias, realizar actividad física diaria y visitar al menos seis veces al año al nutricionista (algunas personas necesitan más seguimiento). Infórmate y toma control. Puedes llamar a la APD al 787-729-2210.

Loading...
Revisa el siguiente artículo