Alzhéimer y los beneficios del cannabis medicinal

Sin una cura disponible, miles de pacientes en Puerto Rico y millones alrededor del mundo intentan lidiar con un doloroso proceso degenerativo, pero el cannabis medicinal promete reducir esa angustia

Por David Cordero Mercado

Las señales iniciales del alzhéimer podrían manifestarse de una manera tan desapercibida, como el olvido de una fecha o evento importante, hasta la dificultad para manejar las cuentas mensuales. Sin embargo, a medida que avanza el proceso degenerativo gradual que enmarca esta enfermedad —el tipo de demencia más común—se deteriora también la calidad de vida de la persona afectada y con ella, inevitablemente, la de sus familiares  más cercanos. 

“No hay ningún tipo de tratamiento curativo. En todos estos años, no hemos encontrado un medicamento que, verdaderamente, ayude a los pacientes de alzhéimer”, apuntó el doctor José Franceschini, en entrevista con Metro.

No obstante, el uso del cannabis medicinal para estos pacientes promete mejorar significativamente su calidad de vida y se presenta como una opción para los afectados por esta condición en Puerto Rico.

“Se ha podido ver que el cannabis estimula la neurogénesis, que es la producción de nuevas células hijas. El alzhéimer es todo lo contrario, es la pérdida de neuronas”, explicó el psiquiatra José Franceschini.

Para que tenga una idea de la magnitud del impacto del alzhéimer, unas 47 millones de personas padecen la enfermedad a nivel global, y en los Estados Unidos, hay alrededor de 5.7 millones de pacientes de esta enfermedad. Las proyecciones indican que para 2050, ese número alcanzará los 14 millones. En Puerto Rico, hay 17,295 casos reportados en el Registro de Alzhéimer del Departamento de Salud (DS), al 31 de diciembre de 2017. Sin embargo, los estimados apuntan a que la cifra real superaría los 46 mil afectados.

Los beneficios del cannabis medicinal frente al alzhéimer se han comenzado a evidenciar en distintas etapas. Cabe mencionar que hay cambios patológicos en el cerebro que hacen que se produzca finalmente la enfermedad, pero estos cambios empiezan típicamente de 20 a 30 años antes, explicó el doctor Franceschini.

En términos científicos, se sabe que el paciente con el pasar de los años vaya desarrollando millones de placas llamadas amiloides, elemento característico de la enfermedad, según el psiquiatra.

“Cuantas más placas tiene la persona, peor es su alzhéimer”, aseguró el doctor, quien fue uno de los conferenciantes durante la tercera edición del Puerto Rico MedCann.Biz, llevado a cabo el pasado jueves y viernes, el evento más importante de la industria del cannabis en la isla. “Hay varios estudios ya, con animales de laboratorios, que han demostrado que, cuando se le da cannabis medicinal a esos animales, esas placas se rompen, y eso, prácticamente, no ocurre con ningún medicamento o sustancia”, argumentó.

También se conoce que esta condición es una enfermedad inflamatoria del cerebro.

En ese sentido, “sabemos que el THC, específicamente y el CBD, tiene un efecto antiinflamatorio en el cerebro; por ahí es que entendemos que podría haber —junto con el rompimiento de las placas seniles y el efecto antiiflamatorio—, una oportunidad para poder tratar esta enfermedad”, explicó Franceschini.

Reducir los síntomas para una mejor calidad de vida

De acuerdo con el psiquiatra, a pesar de los estudios, no es posible aún decir que el cannabis medicinal trata la enfermedad de Alzheimer. No obstante, los beneficios respecto a la reducción de los síntomas son claros, y esto se traduce en una mejor calidad de vida.

“Eso ahora mismo es lo más importante, la mejora significativamente”, apuntó el doctor.

El cannabis medicinal, por ejemplo, puede reducir el uso de antipsicóticos y el exceso de sedación que se utilizan hoy día para manejar los episodios de agitación que se tornan sumamente difíciles de controlar, llegando en ocasiones hasta el comportamiento violento según explicó Franceschini.

“Esa agitación, actualmente, uno la trata con antipsicóticos o tranquilizantes mayores que son medicamentos bien fuertes, medicamentos específicamente para los pacientes con esquizofrenia, y aunque sea en dosis bajitas, son medicamentos fuertes con muchos efectos secundarios”, indicó el psiquiatra.

Los efectos secundarios, como la rigidez en el cuerpo y las enfermedades musculares, surgen también como secuela.

“Se ha podido ver en países como Israel, que usa mucho el cannabis medicinal, baja significativamente la agitación y los efectos secundarios en los pacientes”, argumentó.

“Otra cosa bien importante es que se ha podido ver que el cannabis estimula lo que llamamos la neurogénesis, que es la producción de nuevas células hijas”, dijo el doctor, “El alzhéimer es todo lo contrario, es la pérdida de neuronas”, explicó.

Los pacientes de alzhéimer también enfrentan problemas de apetito y de sueño. En ese sentido, Franceschini indicó que el cannabis medicinal puede ayudar en ambos casos.

“De nuevo, los efectos secundarios de los medicamentos que se usan para dormir, que son los hipnóticos, en un paciente con alzhéimer causan más confusión y más pérdida de memoria”, explicó el psiquiatra.

De acuerdo con el experto, el cannabis también ayuda a reducir o manejar la ansiedad que es frecuente en los pacientes de esta enfermedad. “Los tranquiliza sin los efectos secundarios que ya mencionamos”, indicó, al tiempo que dijo que el cannabis medicinal también es efectivo para otros tipos de demencia con síntomas parecidos a los del alzhéimer.

A pesar de los beneficios que ya se han logrado evidenciar respecto al cannabis medicinal en los pacientes de alzhéimer, en Puerto Rico, del total de 22,035 identificaciones de pacientes para el uso de cannabis medicinal emitidas por el DS hasta el 7 de abril, solo 187 corresponden a pacientes de alzhéimer.

Diez señales de advertencia de la enfermedad de Alzheimer:

  • Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana
  • Dificultad para planificar o resolver problemas
  • Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre
  • Desorientación de tiempo o lugar
  • Dificultad para comprender imágenes visuales y cómo objetos se relacionan uno al otro en el ambiente
  • Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o lo escrito
  • Colocación de objetos fuera de lugar y la falta de habilidad para retrasar sus pasos
  • Disminución o falta del buen juicio
  • Pérdida de iniciativa para tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales
  • Cambios en el humor o la personalidad
  • Fuente: Alzheimer’s Association

Vea también:

Loading...
Revisa el siguiente artículo