La representatividad importa

Lea la opinión de la abogada

Por Renata Beca

Por: Renata Beca
Abogada y anfitriona del podcast Puestas pa’l Problema

Hace un mes, en las redes sociales, se viralizó la foto de Parker, una niña afroamericana de apenas 2 años y residente de Washington D.C, en la que aparece parada admirando el retrato de Michelle Obama en la Galería Nacional de Arte de la Capital Federal. Esta imagen le dio la vuelta al mundo y culminó con el divertido encuentro entre Parker y la ex primera dama, mientras bailaban al son de “Shake it off”, de Taylor Swift. En dicho encuentro, Michelle exhortó a Parker a continuar soñando en grande ya que, tal vez, algún día, sería el retrato de ella el que estaríamos admirando.

Esta breve historia resalta la importancia de que la nueva generación de niñas y adolescentes tengan figuras femeninas como referentes. Como bien dijo un internauta cuando se viralizó la mencionada imagen, quizás gracias a ese momento ante el retrato, Parker ahora podría soñar con ser alguien como Michelle Obama.

En el último año, las causas femeninas en búsqueda de la igualdad de género han dado pasos significativos; campañas como el Me Too y Time’s Up, han cambiado la discusión política y social. No obstante, quedan muchas batallas por dar, sobre todo en cuanto a la representatividad femenina se refiere. Representatividad en este contexto se puede definir como la presencia de mujeres en puestos o roles donde puedan influenciar el discurso y levantar su voz a nombre de todas nosotras. Por ello, en Hollywood se habla cada vez más de la importancia de que mujeres jueguen más roles protagónicos, que sean estas las heroínas en películas de acción y que más mujeres sean directoras y productoras de películas taquilleras. De esta forma, la audiencia femenina puede identificarse e internalizar que somos capaces de ser heroínas dentro y fuera de la pantalla.

Al traer esta discusión a Puerto Rico, hay que reconocer que nos queda un largo camino por recorrer. A grandes rasgos, las esferas políticas y sociales puertorriqueñas han sido históricamente —y continúan siéndolo— controladas por hombres. Tanto en radio como en televisión, la mayoría de los espacios son ocupados por hombres, desde nuestros analistas políticos hasta las personas ancla en los programas de televisión. La historia no es distinta en la esfera pública y el Gobierno, donde la mayoría de las posiciones están ocupadas por hombres.

En la Legislatura, contamos con solo 7 mujeres representantes y 7 senadoras, en un total de 51 escaños en la Cámara y 31 en el Senado. En el caso de los municipios, solo 8 de los 78, son liderados por mujeres. En el ejecutivo, a pesar de resaltar y distinguir a Jennifer González, quien es la primera mujer en ocupar la silla de comisionado residente y, actualmente, es la mujer con el cargo político más alto, la gran mayoría de los puestos son ocupados por hombres. Esto resulta irónico en un país donde según el censo de 2016, el 52.4 % de la población está compuesta por féminas. Es decir que, aunque las mujeres somos mayoría en la isla, apenas estamos representadas en el ámbito político.

Esta desigualdad representativa tiene que cambiar. Es hora de que las mujeres ocupemos y reclamemos los espacios que nos corresponden. Puerto Rico está lleno de mujeres sumamente preparadas y listas para insertarse en el quehacer diario del país. Hago un llamado a mis compañeras a que se lancen al ruedo, sobre todo al político, y poder así empezar a cerrar la brecha en la falta de representatividad. Más allá del llamado a las mujeres que me leen, hago un llamado a la clase política, a la empresarial y a los medios, a que le abran espacios a las mujeres que estén deseosas de ocupar posiciones de liderazgo que, de ordinario, estaban reservadas para los hombres. Estoy segura de que, en todos los campos, pero sobre todo, en nuestras universidades y escuelas hay muchas jóvenes y niñas como Parker, con el deseo y potencial de convertirse en grandes líderes.

Le agradezco a Metro por permitirme publicar en este espacio en el que intentaré analizar temas de interés para el país, para mi generación, pero, sobre todo, para las mujeres. Además, aprovecho esta oportunidad para invitarlos a que se suscriban al podcast Puestas pal’ problema, en el que discuto junto con la Lcda. Paola Medina Prieto y otras mujeres invitadas, los temas políticos y sociales que atañen a Puerto Rico desde un punto de vista femenino. Nos consiguen en todas las plataformas de podcasts disponibles. ¡Gracias adelantadas por su sintonía!

Loading...
Revisa el siguiente artículo