Adolescente queda tetrapléjico por comerse una babosa

Estuvo tres años internado en el hospital

Por Dannae Arias

En 2010 Sam Ballard cumplía 19 años. Durante su fiesta, el prometedor jugador de Rugby fue desafiado a comerse una babosa, reto que cumplió a cabalidad. Antes de que eso sucediera, su madre, Katie, pensaba en lo invencible que le había salido su hijo.

Luego de este “inocente” acto, la vida del adolescente dio un rotundo vuelco. El australiano enfermó y fue llevado por su familia al Hospital Royal North Shore, donde se le diagnosticó una infección pulmonar.

Lo que Sam tenía se lo había transmitido una babosa infectada por comer heces de ratas con el parásito, conocido científicamente como Angiostrongylus Cantonensis.

La infección derivó en una meningoencefalitis eosinofílica, enfermedad que la mayoría de las veces tiene cura. Pero este no fue el caso de Sam, quien estuvo en coma durante 420 días. Tras despertar, le avisaron que había quedado tetrapléjico.

“Está devastado, cambió su vida para siempre, cambió mi vida para siempre. Es enorme. El impacto es enorme”, declaró Katie, su madre, a fines de 2013.

Luego de tres años de haber ingresado, Sam salió del hospital en una silla de ruedas motorizada.

Sus amigos incluso crearon una campaña llamada “Team Ballard” para reunir fondos y que el joven recibiera atención 24/7.

Ahora, con 28 años, Sam debe ser alimentado por un tubo, sufre ataques y no puede controlar su temperatura corporal.

Además, recientemente le revocaron parte de su bono estatal por discapacidad, noticia que desestabilizó el futuro de la familia, pues si antes percibían 490 mil dólares ahora solo recibirán 135 mil, cambio que fue notificado, según Katie, mediante un SMS.

Loading...
Revisa el siguiente artículo