Novia pierde 113 libras antes de su boda ¡y hoy luce mejor que nunca!

Esta mujer es una gran inspiración para todas

Por Karen Hernández

Cuando Kerri Seales se comprometió en septiembre de 2015, estaba más que emocionada por caminar de blanco rumbo al altar. Pero las 320 libras que pesaba, la hacían sentir incómoda con su aspecto y temía la idea de buscar un vestido bonito. Seales decidió que era hora de un cambio y con algunos ajustes simples en su dieta y rutina de ejercicios, perdió 113 libras y encontró su vestido de ensueño.

Antes de comenzar el programa, Seales dijo que la actividad física no era su prioridad y que comer sano ni siquiera era un pensamiento en su día a día. Lo que hacía era comer de forma excesiva y enfermiza. Había días en los que después de terminar de comer, a menudo le decía a su novio que tenía que ir al baño pero en realidad, se retiraba de la mesa para seguir comiendo en secreto. Estaba plagada de inseguridades y sentía que estaba viviendo una vida sin propósito."No tenía vocación, no sentía pasión por nada. Básicamente sólo existía por existir".

Llegó el momento en el que quería perder peso porque estaba preocupada por su salud; experimentaba severos dolores de espalda y episodios en la cama donde no podía sentir sus piernas porque no estaba recibiendo suficiente circulación.

"No se lo conté a nadie por vergüenza. Sentía entumecimiento en las piernas, me sentía como si estuviera paralizada", le dijo al portal INSIDER, agregando que pasaba días enteros llorando.

Pronto decidió comenzar a caminar y modificar las recetas para estar más saludable. Con la boda a la esquina y el apoyo de los demás, se volvió más activa paseando a su perro después del trabajo y estacionando más lejos el auto de su oficina.

Alrededor de cinco meses después, se unió a un pequeño gimnasio solo para mujeres donde giró entre la máquina elíptica y la cinta. Al principio, solo pudo hacer ejercicio durante un minuto en la elíptica, pero cada día agregaba unos minutos más hasta que podía hacer ejercicio durante una hora.

También modificó las recetas que encontraba en Pinterest intercambiando ingredientes tradicionales por sustitutos bajos en grasa, sin azúcar o bajos en calorías. Su trabajo comenzó a dar frutos.

Perdió siete libras la primera semana y se volvió adicta a la sensación de finalmente sentirse orgullosa de sí misma.

"Por una vez, sentí que finalmente estaba haciendo algo bien. Todas las semanas solo quería vencerme a mí misma y hacerlo cada vez mejor".

Seales esperó hasta el último minuto para encontrar su vestido porque quería asegurarse de que estaba en un punto en el que se sentía cómoda y no quería tener una mala experiencia.

A medida que se acercaba la boda, alcanzó su marca de 100 libras y finalmente se sintió lista. Encontró un vestido en línea que terminó siendo perfecto. Era de corte bajo con la espalda abierta y la definición de algo que nunca antes habría usado. Pero cuando lo probó, supo de inmediato que era el indicado. Cuando su esposo, Matthew Daniele, la vio el día de su boda, comenzó a llorar.

Han pasado dos años desde que Seales comenzó su viaje y mientras su peso fluctúa, ha logrado mantener el peso. "Estoy muy orgullosa de mí misma porque eso significa que es a largo plazo", le dijo a INSIDER. "No lo hice solo para la boda".

Seales continúa siendo una parte activa de la comunidad de Weight Watchers como embajadora.

En Instagram, hoy está enfocada en demostrar su pérdida de peso para inspirar a otras. Además, publica fotos de comidas bajas en calorías y comparte consejos con otros miembros de la comunidad.

Ella dice que tener este tipo de sistema de apoyo ha sido clave para mantener un estilo de vida saludable.

"He encontrado relaciones más profundas, más significativas y fuertes con personas que conocí a través de este viaje, completos extraños, porque nos apoyamos mutuamente y nos ayudamos unos a otros"

https://www.instagram.com/p/BfLhPu7hrZv/?taken-by=ww_kerri

 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO

Loading...
Revisa el siguiente artículo