Alerta ante las cardiopatías congénitas y la salud de tu bebé

Se trata de condiciones pueden tener un impacto en el funcionamiento del corazón del recién nacido

Por David Cordero

Por cada diez mil niños nacidos en Puerto Rico durante el periodo de 2008 a 2012, 100 fueron diagnosticados con algún tipo de cardiopatía congénita. Se trata de las cifras más recientes recopiladas por el Sistema de Vigilancia y Prevención de Defectos Congénitos del Departamento de Salud (DS) de Puerto Rico, publicadas en su informe de 2014.

Durante ese periodo, las cardiopatías congénitas o defectos cardiacos congénitos fueron las condiciones de mayor prevalencia en la isla, en diagnósticos de niños al nacer, por encima de otras categorías de defectos congénitos como músculoesqueletal, cromosómicos-genéticos, tracto genitourinario y fisuras orofaciales.

De acuerdo con el doctor Pablo Iván Altieri, cardiólogo miembro de la facultad médica del Centro Cardiovascular de Puerto Rico y del Caribe, este tipo de casos, “aunque en un porcentaje “relativamente pequeño, se ve con frecuencia” en dicho hospital.

Los defectos cardiacos de nacimiento pueden afectar la estructura y el funcionamiento del corazón del bebé, la forma en que fluye la sangre por el corazón y al resto del cuerpo. Este tipo de defectos puede variar de leve (como tener un pequeño orificio en el corazón) a grave (como tener partes del corazón mal formadas o faltantes), según las clasificaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Cardiopatías congénitas en Puerto Rico

  • De acuerdo con cifras del Departamento de Salud:
  • Entre 2008 y 2012, los defectos cardiacos congénitos tuvieron una prevalencia de 10 casos por mil nacimientos vivos (afectó a 2,133 nacidos durante ese periodo).
  • El 52 % de los casos son niños, mientras que el 46 % son niñas, y en cuanto a las edades de las madres, la prevalencia fue mayor para las del grupo de edad de 35 a 39 años.
  • Los municipios con la prevalencia más alta fueron Yauco (17.8), Peñuelas (13.7), Lajas (13.6), Guánica, (12.8) y Sabana Grande (12.2).

Altieri, también profesor de Medicina y Fisiología del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR), explicó, además, que las cardiomiopatías congénitas    “están divididas básicamente en problemas estructurales de la anatomía de las cámaras del corazón o pacientes que tienen conexiones anormales entre esas cámaras” y que, generalmente, son hereditarias, por algún defecto en la combinación de genes de ambos padres.

“Son defectos genéticos que producen orificios que se tenían que cerrar, pero no se cierran, o nacen arterias y venas en posiciones anómalas. Algunas se pueden corregir; otras no, dependiendo la enfermedad”, explicó. “Cuando no son corregibles, muchos de ellos mueren al nacer o a los pocos días de nacer”, añadió el cardiólogo. Según el Lucile Packard Children’s Hospital Stanford, existen incluso factores ambientales que podrían contribuir al desarrollo de defectos congénitos.

Cardiopatías congénitas en los Estados Unidos

  • Según datos de los CDC, actualizados en febrero de 2018:
  • Los defectos cardiacos de nacimiento son el tipo más común de defecto de nacimiento. Afectan cerca del 1 % —aproximadamente 40,000— de los nacimientos en los EE. UU. cada año.
  • Los investigadores de los CDC han estimado que, aproximadamente, 1 millón de niños y 1.4 millones de adultos en los Estados Unidos tienen defectos cardiacos de nacimiento.
  • Los defectos cardiacos de nacimiento pueden variar de leves (como tener un pequeño orificio en el corazón) a graves (como tener partes del corazón mal formadas o faltantes).

De acuerdo con el DS, las mujeres obesas, con diabetes y fumadoras de cigarrillos durante el embarazo tienen un mayor riesgo de tener un bebé con un defecto congénito del corazón. Evitar el alcohol, las drogas ilícitas, la exposición al humo de cigarrillo, los productos químicos y toxinas —tanto en el trabajo como en el hogar— y tomar una multivitamina que contenga 400 mcg de ácido fólico diariamente son algunas de las medidas preventivas que puede aplicar.

Altieri recalcó la importancia de que las mujeres embarazadas —y desde antes del embarazo— acudan a su doctor o doctora para los exámenes médicos adecuados. “Algunas condiciones se diagnostican mientras el niño está dentro del útero de la mamá”, explicó Altieri, al tiempo que dijo que, incluso, algunas de las cardiopatías congénitas pueden ser corregidas dentro del útero.

Importancia de la prueba de cernimiento

Existen siete defectos cardiacos congénitos críticos que resultan en niveles bajos de oxígeno en la sangre del recién nacido. Estos son tronco arterioso, tetralogía de Fallot, transposición de los grandes vasos, síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, atresia de la válvula pulmonar, atresia de la válvula tricúspide y conexión anómala total de las venas pulmonares.

La prueba de cernimiento mediante la oximetría de pulso es una herramienta que puede ayudar a identificar las cardiopatías en los bebés. Thinkstock La prueba de cernimiento mediante la oximetría de pulso es una herramienta que puede ayudar a identificar las cardiopatías en los bebés. Thinkstock

Según informó el DS en su informe, la prueba de cernimiento mediante la oximetría de pulso es una herramienta que puede ayudar a identificar a los bebés con alguno de estos siete defectos antes de salir del hospital para que puedan recibir la atención y el tratamiento oportuno y así prevenir la discapacidad o la muerte a temprana edad.

De hecho, la Ley 192, que entró en vigor en noviembre de 2014, requiere que todas las instituciones médico hospitalarias de Puerto Rico realicen a todos los recién nacidos una prueba de saturación de oxígeno en la sangre, por medio de la oximetría de pulso, antes de que sean dados de alta, con el propósito de lograr el diagnóstico temprano de los defectos cardíacos congénitos críticos.

Tipos de cardiopatías congénitas:

  • Tronco arterioso
  • Doble salida ventricular derecha (DORV)
  • Defecto del septo aorto-pulmonar
  • Tetralogía de Fallot
  • Transposición de los grandes vasos (TGV)
  • Defectos septales ventriculares (VSD)
  • Defectos sepales atriales (ASD)
  • Síndrome del hipoplásico
  • Canal atrioventricular
  • Atresia de la válvula pulmonar
  • Síndrome del corazón derecho hipoplásico
  • Estenosis de la válvula pulmonar
  • Ducto arterioso patente (PDA)
  • Atresia de la válvula tricúspide
  • Anomalía de Ebstein
  • Coartación de la aorta
  • Estenosis de la válvula aórtica
  • Conexión anómala total de las venas pulmonares
Loading...
Revisa el siguiente artículo