Educación y atención pueden prevenir el suicidio

El suicidio (muerte autoinfligida) e intento de suicidio son problemas graves de salud pública prevenibles que necesitan ser entendidos y atenderse con esmero.

En Estados Unidos el suicidio es la décima causa principal de muerte y aquí en Puerto Rico es la tercera causa de muerte violenta.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 800 millones de personas se suicidan al año en el mundo. Esto significa que cada 40 segundos alguien se quita la vida. Se estima que por cada muerte autoinfligida pueden ocurrir hasta 20 intentos de suicidio. Cabe señalar que el intento de suicidio puede tener consecuencias graves como daño cerebral o parálisis. Se desconoce cantidad exacta de los intentos de suicidio en el mundo porque no todos los casos son informados o reportados a las autoridades.

Los familiares y amigos de la persona que se suicida sufren, a tal punto, que se cree que por cada persona que se suicida; unas seis a 10 personas entre familiares y amigos quedan afectadas de por vida.

El doctor Ángel Martínez, psiquiatra especialista en niños y adolescentes con práctica en el Hospital Panamericano, manifiesta que cada año en Puerto Rico se suicidan aproximadamente 300 personas. De acuerdo con datos del 2014 del Departamento de Salud de Puerto Rico, los grupos de adultos entre 55 a 74 años de edad tienen las tasas más altas de suicidio en la isla.

Causas

El suicidio de acuerdo con la OMS es el resultado de múltiples factores, está relacionado a la interacción compleja con alguna enfermedad mental y física, abuso de sustancias, conflictos familiares e interpersonales o acontecimientos estresantes. Para el doctor Martínez, la educación y acceso inmediato a la atención médica especializada, tratamientos farmacológicos y terapias psicológicas son cruciales para prevenir la muerte autoinfligida o sus intentos.

“Hay personas que sin previo aviso y sin dar señales pueden quitarse la vida, pero la mayoría presentan señales”, dice el psiquiatra. Algunas señales de aviso compartidas por el Instituto de Salud Mental de los Estados Unidos son hablar de querer morirse, sentirse vacío, hablar de ser una carga para los demás, alejarse de la familia o amistades, mostrar cambios de humor extremos, despedirse de los seres queridos o poner en orden los asuntos personales.

 

Noviembre es el mes del sobreviviente de suicidio, ¿qué podemos hacer para promover salud y bienestar y proteger la vida?

El doctor Martínez aconseja darle un sentido de propósito a la vida.

Como sociedad “dejar de hacernos de la vista larga” y educarse sobre prevención de suicidio. Siempre prestar atención a lo que dice la persona como por ejemplo: nadie me va a querer o me quiero morir. Estar pendientes a factores comunes como la desesperanza o el sentir de que no lo van ayudar. Creer lo que dice la persona y tomarlo en serio, evitar regañar o juzgar. Facilitar que la persona converse sobre sus pensamientos y sentimientos, tratar de entender esos sentimientos y validarlos.

Cumplir con los medicamentos, las terapias y realizar actividades que brinden bienestar y activen las emociones positivas, es importante para estar bien. El doctor Martínez recomienda practicar yoga, algún deporte, bailar o realizar cualquier actividad física consistente, pues está evidenciado que estas actividades mejoran el ánimo y la salud en general.
El psiquiatra y también catedrático auxiliar del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, menciona que hacerle saber a la persona, que deseas y puedes ayudarlo, e invitarlo a buscar ayuda profesional y acompañarlo en el proceso de educación y atención médica es de gran ayuda. En cambio si su comportamiento es un peligro inminente se debe llamar al 911.

Para orientación sobre prevención de suicidio, llamar a la línea de ayuda y apoyo del Hospital Panamericano 1.800.981.1218 / 787.945.5068. También pueden llamar a Panamericano San Juan 787.758.2000 extensión 2578 ó Panamericano Ponce 787.284.7927

Loading...
Revisa el siguiente artículo