Manglares: barrera protectora contra huracanes

Metro hizo un recorrido junto con el equipo del Estuario de la Bahía de San Juan para observar el área costera tras el huracán María

Por Lynet Santiago Túa

Desde la Bahía de San Juan, se observa el fuerte impacto del huracán María a las estructuras de la comunidad San José en comparación con otras zonas aledañas, y la razón es porque no están protegidos por la barrera natural del sistema de manglares.

Por esto, es importante reforzar los esfuerzos del Programa del Estuario de la Bahía de San Juan, de concienciar y proteger los sistemas naturales, por su riqueza ecológica, económica y recreativa.

Un estuario es un área costera donde el agua dulce que fluye de los ríos y corrientes de agua se fusiona con el agua salada del océano, bahías, lagunas y canales.

est2

Los cuerpos de agua que incluye el estuario son la bahía de San Juan, el Caño Martín Peña, la laguna Los Corozos, la laguna San José, el canal Suárez, la laguna Torrecilla y el canal Blasina, que conecta con el Bosque Estatal de Piñones.

En el contexto del huracán María, que azotó la isla con vientos sostenidos de 155 millas por hora, el estuario jugó el papel de “superhéroe”, desde la perspectiva de Brenda Torres, directora ejecutiva del Programa del Estuario de la Bahía de San Juan, esto gracias a la protección de los manglares.

“El sistema del Estuario de la Bahía de San Juan amortiguó el impacto del huracán. Es una barrera natural que impidió una mayor inundación y que la velocidad del viento impactara fuertemente las estructuras físicas. Luego del paso del huracán, queremos evaluar cómo el sistema trabajó y cómo podemos restaurarlo para que en futuros eventos puedan ser resistidos de la misma manera”, señaló Torres a Metro en un recorrido por la zona para evaluar la calidad del agua.

En este sentido, enfatizó la importancia de la evaluación de la calidad del agua porque es el indicador de la salud del estuario.

También expuso que las descargas sanitarias afectan la cuenca hidrográfica del estuario o el área de terreno que aporta escorrentía a un río o lago, también conocida como cuenca de drenaje y área de captación. La cuenca hidrográfica está compuesta por los municipios de San Juan, Bayamón, Cataño, Toa Baja, Guaynabo, Trujillo Alto, Carolina y Loíza.

Además, enumeró el impacto del fenómeno, como el colapso del sistema sanitario que lleva al desborde de aguas sanitarias, el colapso de bombas de aguas que mantienen el área costera seca y la obstrucción por desperdicios sólidos en ríos y quebradas. Esto, a su vez, afecta el ambiente, la seguridad pública, el turismo y el presupuesto, según indicó.

Huracanes ayudan a disipar el calor que se acumula en los océanos

“Los huracanes impactan la infraestructura, pero es interesante que en el sistema planetario, los huracanes ayudan a disipar el calor que se acumula en los océanos. Estos son mecanismos que la misma naturaleza tiene para autorregularse. Una vez pasa el huracán, enfría el océano, como una especie de termostato que tiene el planeta para regularse. En términos del ecosistema, el manglar vive estos disturbios atmosféricos como parte de su dinámica, y se adapta como una manera para regenerarse con árboles y hojas nuevas”, explicó por su parte Jorge Bauzá, director científico del Estuario de Bahía de San Juan.

Se buscan voluntarios

Comprometidos con estudiar los microplásticos y los efectos en nuestros ecosistemas, el Programa del Estuario de la Bahía de San Juan permite a los voluntarios limpiar, sembrar y monitorear la calidad de las aguas.

“Nosotros adiestramos a los voluntarios y después de ciertas horas de entrenamiento, los certificamos para que ellos puedan estar con nosotros durante la colección de muestras y análisis”, comunicó la directora.

Para más información puede acceder a http://www.estuario.org/index.php/recursos/voluntarios2

Loading...
Revisa el siguiente artículo