Faltas de ortografía son culpa de un demonio medieval

El demonio también es mencionado en la “Biblia Malvada” de 1631

Por Nathaly Lepe

No es que nunca se nos haya pasado un horror de ortografía, ni que estemos interesados en responsabilizar a alguien, pero extrañamente existe una leyenda que asegura que este tipo de faltas en la escritura serían culpa no de quien escribe, sino de un demonio.

Así es, o por lo menos así lo desenterró el blog lecturalia.com que recordó la leyenda de Titivillus el demonio siervo de Lucifer, responsable de que no escribamos de la manera correcta.

Según el blog, la historia habría surgido en la Edad Media, cerca del 1.300 cuando se menciona por primera vez en el texto “Tractatus de Penitente” de Johannes Galensis. Ahí se asegura que este “demonio patrón” es el responsable de los errores incomprensibles en los libros.

La primera representación gráfica del demonio aparece en España, en 1485 en una tablilla del monasterio de las Huelgas de Burgos. En ese dibujo se ve al demonio cargando libros, en los cuales realizaba cambios y errores inesperados.

El demonio también es mencionado en la “Biblia Malvada” de 1631, todo porque en los mandamientos se les olvidó poner la palabra “no” junto a la frase “cometerás adulterio” en el séptimo mandamiento.

Al parecer, este personaje, aunque escasamente es conocido por la gente en la actualidad sigue estando presente dedicándose a hacer que las palavras salgan mal escritas o que desaparecen letras en la escritura. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo