La quiropráctica para infantes

Los pequeños se pueden beneficiar de ajustes y tratamientos que les pueden ofrecer un mejor estilo de vida futuro

Por David Cordero
El quiropráctico Oscar Otero evalúa una bebé de un mes de nacida. / Suministrada
La quiropráctica para infantes

No solo los adultos pueden disfrutar de los beneficios de la quiropráctica en el sistema neuromusculoesquelético y en la salud general del ser humano.

Aunque la quiropráctica pediátrica no ocupa un lugar prioritario en la lista de cuidados de salud de los padres para sus hijos, los más pequeños del hogar bien podrían beneficiarse de ajustes adecuados y tratamientos de este tipo que podrían traducirse en un mejor estado de salud y estilo de vida saludable a lo largo de la vida.     

“Mucha gente no conectaba quiropráctico con niños, con bebés menos todavía; o sea que yo te diría que, en los últimos 10 a  15 años para acá, ha habido un auge bien grande”, dijo el quiropráctico Oscar Otero, en entrevista con Metro.

El doctor explicó que hoy día tanto en Puerto Rico como en todo Estados Unidos hay quiroprácticos que se dedican solamente a atender niños y bebés.

“No todos los quiroprácticos ajustan niños y bebés. Hay algunos que los refieren a otros quiroprácticos que están certificados pediátricamente o que trabajan con niños, y esa es la parte más importante”, indicó Otero, quien atiende infantes desde hace aproximadamente 15 años.

Traumas desde el nacimiento

El momento del parto, ya sea natural o cesárea bajo las condiciones comunes de un hospital, constituye el primer trauma que sufre la columna vertebral de un bebé recién nacido.   

“Se aplican de 80 a 90 libras de presión al sacar un bebé y entonces esa presión obviamente es uno de los primeros traumas que la columna sufre”, explicó Otero, añadiendo que ese historial del parto es lo primero que un quiropráctico evalúa en una consulta con un recién nacido.

En el segundo paso, el quiropráctico evalúa los rangos de movimiento, es decir, si el bebé o la bebé está virando el cuellito hacia los dos lados, si está levantando la cabecita, si hace el movimiento de gateo cuando está boca abajo, y luego con una cinta métrica evalúa las suturas del cráneo, midiendo desde el centro hasta la parte de atrás y comparando el lado derecho y el lado izquierdo para determinar si el tamaño de la cabeza es igual en ambos lados, en busca de asimetría. “Todo eso me va diciendo a mí la estructura de la columna”, apuntó el quiropráctico. “Cuando la columna está saludable, lo que está diciendo es que el funcionamiento interno de los órganos a la misma vez también está en mejor funcionamiento”, añadió.

Beneficios del tratamiento en infantes:

  • Mejor desarrollo neurológico del bebé
  • Aprendizaje más rápido y mejor desarrollo intelectual
  • Menos padecimientos de infecciones o condiciones
  • Reduce el uso de medicamentos
  • Ayuda al fortalecimiento del sistema inmunológico

El tratamiento quiropráctico en beneficio del bebé puede comenzar incluso antes del parto. Si, por ejemplo, en un sonograma se puede observar que el bebé aún no está en la posición correcta para salir por el canal pélvico en el octavo o noveno mes de gestación, el quiropráctico podría aplicar en la mujer embarazada lo que se conoce como la técnica webster.

“Es una técnica que nosotros como quiroprácticos nos certificamos. Trabajamos unos puntos específicos en la espalda y unos ligamentos que hay en la cadera, que es lo que permite que el bebé se pueda acomodar correctamente”, explicó el doctor.

Por otro lado, respecto a las cesáreas, el hecho de que el bebé no nazca a través del canal pélvico y no haya conexión entre la sutura del cráneo y dicho canal podría también afectar el desarrollo neurológico del individuo, algo que también se atiende a través de la quiropráctica.  “Los ajustes que se le hacen a un niño no son los mismos que se le hace a un adulto. Todo esto va a variar. Hay técnicas para diferentes niños, diferentes condiciones”, indicó Otero.

Te recomendamos este video:

Loading...
Revisa el siguiente artículo