Donación de cabello: valioso acto de amor

Si bien la donación de cabello y las pelucas pueden ser un elemento importante en el proceso de tratamiento y recuperación de los pacientes de cáncer, también es un acto poderoso para los propios donantes

Por David Cordero

Entre la gama de posibilidades de actos de amor que una persona puede realizar en solidaridad con los pacientes de cáncer, la donación de cabello ha alcanzado gran auge en Puerto Rico, en parte gracias a la iniciativa Uniendo Cabezas, de la Fundación CAP (Cáncer Pediátrico).

“Empezamos este proyecto hace ocho años y es el evento más grande que tiene la organización. Se ha convertido en el evento de recaudación más importante que logramos durante el año para todo lo que hacemos en el Hospital Pediátrico”, explicó Nydia Fernández, directora ejecutiva de la fundación.

Aunque en principio la iniciativa nació como un evento en el que, como acto solidario, las personas que así lo deseaban, además de hacer una donación monetaria, se afeitaban al cabeza, pronto la fundación identificó que dicho acto solidario con los pacientes de cáncer podía llegar mucho más lejos y así comenzaron a promover la donación de moñitos de cabello que luego se convierten en pelucas para los pacientes de cáncer.

“Esos moñitos se envían a Estados Unidos para que los unan a otros moñitos y los conviertan en pelucas que regresan a Puerto Rico, y cada paciente pediátrico que la solicite tiene derecho a una peluca al año”, indicó Fernández.

La Sociedad Americana Contra el Cáncer es quien entrega las pelucas a los pacientes de cáncer, pediátricos y adultos, de forma gratuita.

Aunque no se trata de un elemento fundamental, para los pacientes de cáncer, especialmente mujeres, que pierden su cabello durante el proceso de tratamiento de quimioterapia y radioterapia, las pelucas pueden representar un elemento o un paso importante en el proceso de recuperación más allá del estado físico, como el emocional y personal.

“Una paciente de 13 años que perdió el cabello a lo mejor siente el deseo de que, cuando vaya a regresar a la escuela, pues no ir con ese cambio tan grande (luego de haber perdido el cabello)”, expresó la directora.

“Pero te puedo hablar de una paciente de 19 años que, cuando ella sintió que se le estaba cayendo el cabello, ella misma se lo afeitó. Se da la dinámica de ambos lados. Hemos tenido pacientes para quienes esa peluca es bien importante, porque el pelo es algo que conservamos, que lo llevamos con gusto”, dijo Fernández, aunque explicó que, si bien la peluca puede ser importante para el que se la pone, también es muy importante para el que dona ese cabello. 

Así lo confirmó Janice Betancourt, de 28 años, quien la pasada semana donó su cabello a la Fundación CAP con el fin de que se convierta en una peluca para algún paciente de cáncer.

“Saber que colaboré para sacarle una sonrisa a un paciente de cáncer llenó mi alma de un sentimiento imposible de explicar. Si me tiene que volver a crecer el cabello para volverlo a donar y hacer otra peluca, lo voy a hacer, porque creo que Dios me ha dado demasiado como para yo no hacerlo”, expresó Betancourt en declaraciones a Metro.

“Para mí es una de las mejores cosas que yo he hecho en mi vida donar mi cabello, porque le voy a sacar una sonrisa a un paciente de cáncer”, añadió la joven.

Sobre la Fundación CAP

Hace 28 años, los fundadores de CAP identificaron la necesidad de atender la creciente población de niños con cáncer en Puerto Rico.

Desde entonces, la fundación trabaja con la unidad de oncología del Hospital Pediátrico del Centro Médico, el único hospital público pediátrico que tiene Puerto Rico.

“Nosotros apoyamos esta unidad de oncología con la compra de equipo médico para que el tratamiento que se de en Puerto Rico sea el mejor. Nos involucramos en las mejoras a las instalaciones de la unidad de oncología y trabajamos arduamente para poderles proveer a los pacientes y a los familiares de una serie de servicios de apoyo que corresponden a sus necesidades del día a día”, dijo la directora ejecutiva de la fundación.

Las tasas mundiales de incidencia de cáncer infantil —niños y niñas antes de cumplir los 15 años— oscilan entre 50 y 200 por cada millón en las distintas partes del planeta, de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de Salud.

Según cifras de la Fundación CAP, entre 2012 y 2013, 438 pacientes fueron admitidos en la Unidad de Oncología y sobre 2,200 visitas fueron recibidas en las clínicas ambulatorias para tratamiento.

Requisitos para donar cabello

  1. • Cada donación de cabello debe ser de por lo menos ocho pulgadas de largo.
  2. • El cabello no puede estar decolorado, teñido permanentemente ni tratado con químicos.
  3. • Puede estar teñido con tinte vegetal o semipermanente.
  4. • El cabello gris es difícil de manejar en el proceso de creación de pelucas, por lo que el cabello a donar no debe tener más de un 5 % de canas.
  5. • Fuente: Sociedad Americana Contra el Cáncer

Loading...
Revisa el siguiente artículo