Café Olé: cocina sana y creativa

Manos puertorriqueñas se destacan en el restaurante Café Olé, operado por el grupo inversionista venezolano Merú Corp.

Por Lynet Santiago Túa

Para Merú Corp., confeccionar platos bonitos y apetecibles con buenos ingredientes es esencial, pero escuchar a los clientes y complacerlos es su mayor satisfacción.

“A mí me encanta crear y acabar con todos los ingredientes en el inventario para mantener siempre esa calidad e ingredientes frescos, porque me importa mucho el sabor y la apariencia de los platos para deleitar a los clientes. Me lo tomo bien a pecho. Aquí preparamos comidas sanas pero sin quitarles el buen gusto”, indicó Igneris López, quien prefiere que le llamen jefa de producción en vez de asesora de cocina o chef, según explicó porque trabaja con todo un equipo de empleados.

Para López es importante que cada comensal pueda experimentar tres factores fundamentales: sabor, calidad y servicio.

“Aquí hacemos todo fresco, como decimos, from scratch, desde las salsas, los panes, los postres, todos los dulces hasta el frosting. Nuestra satisfacción es que los clientes puedan disfrutar y saborear cada plato que llegue a la mesa”, señaló.

Añadió que “tomamos en cuenta cada sugerencia de nuestros clientes para complacer sus gustos y preferencias. Todos los días tenemos algo distinto para esos clientes que vienen con frecuencia”.

La propuesta de Café Olé es cocina creativa inclinada a la cocina saludable, libres de glutamato monosódico.

Algunos de los platos más ovacionados son el mahi-mahi servido con majado de viandas y vegetales; risotto de salmón; la crema de cebollas; el hamburger artesanal BLT, 8 oz de carne de res a la parrilla con tocineta, lechuga, tomate y queso suizo fundido, acompañado de papas fritas o el confeccionado con carne de pavo; huevos poché sobre pan muffin con salmón ahumado, aguacate y cebolla morada bañados en cream de eneldo, y el wrap boricua relleno de mamposteado, churrasco y amarillo.

Otras delicias de la carta son el Pabellón Criollo Venezolano, que consiste en carne mechada, caraotas (frijoles negros guisados), arroz y amarillos, o el  Criollo Boricua, 6 oz de churrasco sobre arroz mamposteado con huevo frito.

“La carta del menú es simple, pero contamos con una pizarra creativa a la que llamamos el Daily Creative Cuisine, con tres a cinco platos variados para que los asiduos comensales no se aburran de los mismos platos siempre”, detalló López.

Como dato curioso, el restaurante integra además panadería y pastelería.

Entre los postres bestseller nombraron el cheesecake carrot cake, brownie, strudel de manzana, quesito Olé, cubierto con miel y almendra granulada, y los bizcochos gluten free, como el nombra Sin Pecado Concebido.

También encontrará los tradicionales tequeños servidos con salsa de guayaba y los cachitos que forma parte del desayuno criollo típico venezolano. Este es un tipo de pan semidulce relleno de jamón y queso picadito.

El elegante salón comedor, decorado con tonalidades frescas, cuenta además con una amplia barra con coctelería tradicional, mimosas, cervezas locales y artesanales, jugos naturales y variados tipos de café como parte de la personalidad del restaurante.

Aunque los estilos de café con más demanda son el capuchino y el latte, en Café Olé también ponen a disposición una curiosa selección, como, por ejemplo, con sabor a calabaza o café con chocolate blanco.

Información:

• Abierto de 8:00 a 3:00 de martes a viernes, y sábados y domingos de 9:00 a 3:00 p. m. con brunch. Lunes cerrado.

• Localizado en San Patricio Town Center, calle Tabonuco #600.

Loading...
Revisa el siguiente artículo