Cosobrevivir el cáncer a toda costa

Por Sarah Vázquez @SarahFVazquez


var VideoTV=”ybuodumWaE6/country/”+nombre_pais(return_pais())+”/section/noticias/device/Desktop/type/embed/autostart/true/volume/80″;

A los 14 años las adolescentes suelen estar pensando en cómo celebrarán sus 15 años, pero la historia de Aleishka Delgado Del Valle es distinta, pues en esta etapa de su vida su mayor enfoque es darle apoyo a su mamá, quien es paciente de cáncer de seno en etapa cuatro.
 
Aleishka contó a Metro que el diagnóstico de su mamá les cambió la vida y que de ahora en adelante su prioridad es que su mamá siga el tratamiento al pie de la letra y dejarle saber que no está sola en el proceso.  

“Muy trastocada. Antes mami me llevaba a la escuela. Después ayudaba a abuela y a los vecinos hacer cosas y me buscaba. A veces me peleaba y trabajaba. Ya, después de todo esto, a veces me voy en la guagua. Cuando llego, mami muchas veces está en la cama, que no se puede levantar, mareada, como desorientada. Antes uno dormía sus ocho horas. Ahora es como que hay que estar alerta porque mami se levanta vomitando por la reacción de la quimioterapia, pero hay que hacerlo para que ella se mantenga aún más fuerte y pueda entender que no está sola”, relató la jovencita.

Esta señaló, además, que ayuda dándole apoyo a su hermana menor, quien a veces no entiende los procesos del tratamiento. La adolescente explicó que su familia está muy positiva en que le ganarán la guerra a esta enfermedad.

La mamá de Aleishka, Charibelle Del Valle, recibió el diagnóstico en noviembre del año pasado. “Luego, en diciembre, me volvieron a operar para sacarme los nódulos y de ahí para allá comenzó mi tratamiento de la quimioterapia”, contó Charibelle.

La madre de dos niñas resaltó que el diagnóstico afectó el núcleo familiar “porque yo soy una persona bien alegre, siempre estaba contenta. Aunque todavía lo mantengo, yo tengo mucha fe en que voy a pasar esta. Mi preocupación eran mis nenas, pero hablé con ellas. La mayor pertenece a la iglesia que yo asisto y le dieron mucho apoyo. Con la chiquita fue más difícil en el momento en que comienza a caerse el pelo. La chiquita me preguntaba: ‘¿Por qué tienes este tajito en el seno?  ¿Por qué te cortaron el pedacito del seno?’, ya que ella está conmigo en casa todo el día porque está en homeschooling y me acompaña a las citas. Pero lo han sabido entender”.

Y es que los efectos de la quimioterapia a Charibelle le pueden durar días. “Yo despierto a las 7 de la mañana. Llevo a la mayor a la escuela. A las 8:00 de la mañana comienza, puedo estar de dos a cuatro horas. Me da tiempo de llegar a mi casa. Después de tres horas de haber terminado el tratamiento, es que comienzo a sentir los dolores, las náuseas. Así paso tres días. Me han tenido que llevar a sala de emergencia porque me deshidrato. He sabido estar de tres a cuatro días con los síntomas”, relató.

A Charibelle le faltan 50 semanas de tratamiento, pero esta no tiene duda de que vencerá en el proceso y que sus pequeñas son las cosobrevivientes de esta historia.

Solidaridad. Todos se unen para celebrar la vida

Hasta hace unos días, Aleishka Delgado Del Valle pensaba que su cumpleaños pasaría desapercibido por el diagnóstico de cáncer de seno de su mamá, pero familiares y amigos se confabularon para que esto no fuera así.

Y es que, tomando en cuenta el simbolismo que trae consigo esta celebración y la ilusión de la adolescente de tener el festejo, los allegados de la jovencita se unieron y lograron coordinar su fiesta de quince años.  

Fue el sábado pasado que allegados de la familia dieron cita a lo que Aleishka pensaba que sería su quinceañero, pero la noche tomó otro giró cuando abrió uno de los regalos y se topó con una invitación.
“Quince años solo los cumplimos una vez en la vida. Por eso familiares y amigos de Aleishka Lyniaris Delgado Del Valle tenemos el placer de invitarle a la celebración de su fiesta de quince años.

Acompáñanos a hacer realidad este gran sueño”, reza la invitación que leyó la jovencita a quien le tomó unos segundos caer en cuenta de que se trataba de la celebración de sus 15 años, que pensó que no tendría por la situación por la que atraviesa su familia.  Fue entonces que la emoción fue evidente tanto en la quinceañera como su mamá Charibelle Del Valle.

Para que este sueño se hiciera realidad, todas las personas cercanas a Aleishka se han hecho cargo de cada detalle: desde el vestido hasta la decoración del lugar que servirá como escenario este próximo sábado para la celebración.

“No me lo esperaba. Algo tan emocionante ver tantas personas ayudando y saber que de alguna forma u otra me quieren. Superagradecida con Dios”, dijo la joven a Metro tras la sorpresa.

Loading...
Revisa el siguiente artículo