CPEPR: 100 años de asociación e historia

Enfermería | En julio entró en vigor el nuevo ordenamiento legal que regula la práctica en Puerto Rico

Por David Cordero @David_cmercado

Con el fin de defender el derecho a la salud y el bienestar del individuo, la familia y la comunidad, un grupo de enfermeras decidió hace 100 años, formar la “Association of Registered Nurses of Porto Rico”. Así, el 16 de febrero de 1916 nació el grupo bajo el liderazgo de las enfermeras Rosa A. González y Pilar Cabrera. Esta última se convirtió en la primera presidenta de la Asociación que desde entonces buscó elevar el nivel del profesional de enfermería al mismo estándar de las demás profesiones.

A través de las décadas el grupo fue creciendo y transformándose, para convertirse en la Asociación de Enfermeras Graduadas de Puerto Rico en 1932 y continuar haciéndose camino entre las distintas profesiones que se practicaban en la Isla. Establecieron su sede en la calle Arrigoitía, Esquina Salamán de la Urbanización Roosevelt, en Hato Rey, donde continúan actualmente.

“Inicialmente fue una asociación de enfermeras graduadas y luego el grupo se dio a la tarea de establecer una nueva ley. Entonces en el 1973 fue que se aprobó la Ley número 82 y a partir de ahí se convirtió en el Colegio de Profesionales de la Enfermería de Puerto Rico”, relató en entrevista con Metro el doctor Juan Carlos Soto, presidente del Colegio, añadiendo que actualmente hay 33,450 enfermeras y enfermeros colegiados en la Isla.

Desde entonces se han aprobado distintas leyes que han regido la práctica de enfermería en Puerto Rico. De hecho, tan reciente como en julio entró en vigor la Ley 254 o Ley para regular la práctica de enfermería en Puerto Rico, derogando la Ley Número 9 del 11 de octubre de 1987. Para ejercer en la Isla, un enfermero o enfermera debe estar colegiado y licenciado.  

“Estos proyectos nacen aquí en la organización y cuando se convierten en ley pasan a regir la práctica y pasan a la Junta Examinadora y trabajan reglamento, que es lo que están preparando ahora mismo”, explicó Soto, al tiempo que dijo que mediante la nueva ley, las enfermeras y enfermeros que ejercen la práctica avanzada en la Isla, podrán adquirir su licencia bajo esa categoría.

Estos son los enfermeros anestesistas, enfermería obstetricia, la partera, los especialistas clínicos y los nurse practitioner. Esta última categoría se refiere a los enfermeros especialistas que tienen a su cargo y la preparación para ejercer ciertas funciones que otro enfermero no podría, como seguimiento especial a cierto grupo de pacientes, protocolos ya establecidos para poder prescribir o recetar al paciente ciertos medicamentos clasificados para cuidado primario y secundario.

Este tipo de enfermeros enfocados en el área preventiva puede evitar que muchos pacientes tengan que llegar a atención médica especializada, haciendo contrapeso al éxodo de médicos en la Isla, que el año pasado alcanzó los 500 y este año podría llegar a los 700.

“Ya cuando la situación se agrava, sale de las manos del nurse practitioner, pero ese profesional llena unas áreas de prevención que actualmente en el sistema de salud tenemos bien rezagadas. El nurse practitioner trabaja fuertemente en el área preventiva y a nivel del Departamento de Salud podríamos tener muchos trabajando diferentes áreas y ahora más con la dificultad de que no tenemos tantos médicos, podríamos llenar esa necesidad que existe con una mayor cantidad de ese tipo de enfermeros”, indicó el presidente del Colegio.

Como los nurse practitioner no estaban cobijados bajo la ley que regula práctica de enfermería en Puerto Rico, ese tipo de enfermeros sólo podía ejercer bajo esa titulación en el Hospital de Veteranos, cobijados por la ley federal. De acuerdo a Soto, la nueva ley estatal abre el camino para que los hospitales a través de la Isla puedan implementar ese tipo de posiciones.

Antes de la ley actual, los enfermeros y enfermeras podían adquirir su licencia hasta la clasificación de especialista (graduados con maestría). Ahora, además de la clasificación de nurse practitioner, también se incluyó a los enfermeros graduados en práctica de enfermería a nivel doctoral. El doctor Soto enfatizó en que Puerto Rico es una de las pocas jurisdicciones en Latinoamérica que han logrado regular por ley la práctica de la enfermería avanzada.

En el 2005 en Puerto Rico, también se aprobó la Ley Número 27, que establece un salario mínimo para los profesionales de la enfermería en el sector privado, y la Ley Número 28, que establece las escalas de salario de profesionales de la enfermería en el servicio público.

Loading...
Revisa el siguiente artículo