El Naled también podría afectar a las embarazadas

El dato. A la fecha, en la isla hay un promedio de 32 mil embarazadas, de las que ya 29,408 son atendidas por el WIC.

Por Sarah Vázquez @SarahFVazquez

Si bien el Gobierno se inclina por combatir el zika, asociado a la microcefalia, con la fumigación aérea con Naled, el plaguicida podría causar daños al embrión en desarrollo al igual que el virus. Así lo sentenció el doctor Luis Bonilla, del Recinto de Ciencias Médicas (RCM), de la Universidad de Puerto Rico.

“Se ha demostrado que este plaguicida es neurotóxico; o sea, afecta el sistema nervioso y causa problemas de desarrollo en el embrión. Además, se han encontrado defectos de nacimiento, que afecta la capacidad cognoscitiva de los niños y ha sido asociado inclusive en Nueva York a casos de autismo”, aseguró el académico, al tiempo que dijo que “hay una serie de interrogantes aquí que tampoco se han contestado”.

Y es que “se sabe que hay exposiciones intrauterinas; o sea, las mujeres embarazadas se exponen a distintos contaminantes en el ambiente que pasan a través de la placenta y afectan al niño”, detalló el doctor.

El director del Departamento de Salud Ambiental de la Escuela Graduada de Salud Pública del RCM insistió en que con las medidas preventivas dirigidas hacia las embarazadas se hace innecesario exponer a 3.5 millones de habitantes al Naled.

“La población total en riesgo sería en promedio de 32,676 mujeres embarazadas, y, entonces, por esa fracción tú vas a fumigar a 3.5 millones, porque, básicamente, la fumigación aérea implica todas las áreas del país en las que hay población, y lo veo muy irracional”, precisó Bonilla.

Aunque el Naled no ha sido asociado directamente al cáncer, sí hay un producto (diclorvos) que se desarrolla tras su degradación que es cancerígeno.

De hecho, en 2012, la Unión Europea prohibió el uso y mercadeo de este producto. “Las hipótesis barajadas en la evaluación de riesgo para la salud humana y en la evaluación de riesgo para el medioambiente han puesto de manifiesto un riesgo potencial inaceptable. Además, la evaluación no ha demostrado una eficacia suficiente”, reza la decisión de la comisión europea.

Por otra parte, un trabajo colaborativo de la Universidad de Cornell, la Universidad del Estado de Michigan, la Universidad Estatal de Oregón y la Universidad de California en Davis, comisionado en 1993, apunta que los vapores o gases de Naled son corrosivos para las membranas mucosas que recubren la boca, la garganta y los pulmones, y la inhalación puede causar irritación severa. Además, destaca que el plaguicida puede traspasar la placenta.

Otro de los efectos adversos, según el documento, es al sistema nervioso, ya que el Naled desactiva la colinesterasa, una enzima necesaria para el funcionamiento adecuado de los nervios.

A juicio de Bonilla, “esta insistencia lleva a uno a pensar que Estados Unidos aparentemente quiere ensayar ciertas estrategias aquí. Aquí ya se fumigó con Naled en 1987, pero no veo que sea una estrategia, desde la perspectiva de salud pública, adecuada”.

Entretanto, la semana pasada, agencias gubernamentales defendieron la fumigación aérea ante la Cámara de Representantes, asegurando que en las cantidades adecuadas no representa un riesgo para la salud y que es una alternativa ante el aumento desmedido de los casos de zika en la isla.
Esto a pesar de que reconocieron que la fumigación podría representar un riesgo para las abejas.
Hasta la fecha, hay más de 3,000 casos de virus confirmados, de los que 476 son de embarazadas.
 

Loading...
Revisa el siguiente artículo