Temen por los efectos de asperjar contra el zika

Insecticida. Surgen serias preocupaciones sobre las implicaciones que tendría esta práctica en relación a la salud, la agricultura, las abejas y el medioambiente.

Por Metro

A poco más de 72 horas para que se lleve a cabo una fumigación aérea sobre diferentes puntos de la isla con un químico que busca frenar el avance del zika en Puerto Rico, el director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), Tom Frieden, se reafirmó en que el proceso “sería lo más recomendable y seguro”.

Sus expresiones se dan luego que un grupo de ciudadanos, agricultores, apicultores y médicos protestaron ayer en las oficinas del CDC en San Juan para exigir que se clarifiquen las alegaciones de las fumigaciones con Naled previstas a comenzar el 1 de julio.

Según explicó el agrónomo y agricultor Ian Pagán, Naled es un insecticida tóxico del grupo de los fosforados que afecta al sistema nervioso, el respiratorio y la piel, y es canceroso para los humanos, así como letal para las abejas, que a su vez son vitales para la polinización de los cultivos.

El CDC tiene previsto lanzar desde un avión el químico para matar el Aedes aegypti, mosquito que transmite el dengue, el chikunguña y también el zika, enfermedad que afecta directamente a las embarazadas y que hasta el pasado viernes el Departamento de Salud había reportado 2,162 casos.

Precisamente el aumento en los casos de zika en la isla es lo que levanta preocupación en el director del CDC, quien entiende que la asperjación aérea en Puerto Rico es necesaria.

Según Frieden, le contó a Noticentro, en las últimas 10 semanas el zika mantiene un ritmo de aumento de 25 % y la proyección para el 2017 es que se contagie uno de cada cuatro adultos.

“Cuatro en cinco personas que tienen la infección no tienen ningún síntoma, y el que la contrae tiene síntomas que son bastante leves”, dijo Frieden, quien calificó la enfermedad como “una epidemia invisible hasta que vienen los bebés afectados”.

Y es que el problema estriba en que la presencia del zika en el organismo de las mujeres embarazadas ha sido vinculado a microcefalia y otros problemas congénitos graves en los niños nacidos de ellas.

En ese sentido, aunque Frieden reconoció que el insecticida con el que se pretende reducir la propagación del Aedes aegypti afecta a las abejas no es nocivo para el ambiente, y el veneno desaparece en 24 horas.

No obstante, los ciudadanos que protestaron ayer contra la iniciativa del CDC denunciaron que “el proceso ha sido muy atropellado. El Gobierno no ha ofrecido ningún plan para protegernos de estas fumigaciones”, alertó Pagán, de 27 años, sobre el supuesto insecticida que se regará sobre los municipios de San Juan, Caguas y Ponce.

Loading...
Revisa el siguiente artículo