Medicina robótica: Futuro de la salud ya está aquí

Medicina. Metro investiga los últimos avances en robots médicos

Por Daniel Casillas/ MWN

La tecnología nos ha traído carros sin conductor, robots para amar, robots policías y, ahora, robots médicos. Actualmente miles de robots ya están involucrados en actividades médicas, en su mayoría relacionados con el diagnóstico, vigilancia de la salud, cirugía e incluso con la recuperación de los pacientes. Si bien se espera que el sector de la robótica tendrá un crecimiento significativo en los próximos cinco años, todavía hay preocupaciones acerca de la precisión de las máquinas para operar sin la asistencia de especialistas humanos.   

La presencia de robots en la medicina es una realidad desde hace varios años. El mercado mundial de sistemas de robótica médica fue valorado en $7,470 millones en 2014 y las ventas de robots médicos llegaron a 1,224 unidades en todo el mundo en el mismo año.

Sus aplicaciones más importantes son en la cirugía y la terapia con 978 unidades vendidas en 2014. De hecho, se informó que el valor total de las ventas de robots médicos fue $1,317 millones, según la Federación Internacional de Robótica. Los robots médicos son los robots de servicios más valiosos, con un precio unitario medio de alrededor de un millón de dólares, incluyendo los accesorios y servicios.

Para los especialistas, la presencia de robots en un área tan sensible como la medicina es beneficioso e incluso necesario, ya que se ha demostrado que contribuyen a una cirugía más precisa y también reducen el tiempo de recuperación del paciente. “Operaciones más precisas, el aumento de la comodidad del paciente y los tiempos de recuperación más cortos se han demostrado con los robots”, Achim Schweikard, profesor de la Universidad de Lübeck en Alemania y autor del libro Robótica médica, dijo a Metro.

En la actualidad hay aproximadamente cuatro tipos de robots médicos: robots para la navegación (el instrumento quirúrgico es movido por un brazo de robot); robots para la replicación de movimiento (el robot replica el movimiento de la mano del cirujano a través de una interfaz de robótica pasiva); robots de imagen (un dispositivo de imágenes está montado en un brazo robótico para obtener imágenes en 2D o 3D) y robots para la rehabilitación (dispositivos mecatrónicos pueden apoyar el proceso de recuperación de los pacientes con accidente cerebrovascular). Pero también hay proyectos que buscan crear sillas de ruedas y prótesis de robots que pueden ser controlados por el cerebro humano. El avance tecnológico también ha dado lugar a la llegada de Dronlife, una flota de drones que puede transportar los órganos humanos de manera más eficiente que los métodos convencionales.

Aunque los robots han llegado a revolucionar algunas prácticas médicas, los expertos señalan que hay que tener cuidado con la presencia de máquinas en los centros médicos. Teniendo en cuenta los avances en esta tecnología, Simon van Rysewyk, de la Universidad de Tasmania, cuestiona en su libro Ética de máquinas médicas si las máquinas médicas deben ser programadas para seguir un código de ética médica, y si este tipo de máquinas comparten la responsabilidad con los humanos por las consecuencias éticas de las acciones médicas. Schweikard advierte que “cualquier nuevo método tiene sus riesgos. En la medicina y, en especial, la cirugía, las barreras para la introducción de nuevas tecnologías son muy altas”.

Mientras que el debate sobre los beneficios y riesgos de la presencia de robots en la medicina está en curso, los creadores de estas máquinas prevén un futuro prometedor para esta tecnología. “La tecnología avanza muy rápido, por lo que, después de cada avance, nuevas aplicaciones se pueden tomar en el campo de la medicina. La tecnología mejorará tanto para la detección y tratamiento de enfermedades, tales como la regeneración de tejidos o incluso la creación de órganos artificiales para el trasplante”, dijo Tyes Ferrer, creador de Dronlife.

Loading...
Revisa el siguiente artículo