Las Casitas Grill: delicias caribeñas que embrujan

El restaurante establecido en Guayama combina platos con carnes y frutos del mar

Por Lynet Santiago Túa @lynetonline

A muchos les apasionan esos lugares que les hacen sentir como en casa, bien sea por el trato, atmósfera o sensaciones que despierten emociones, especialmente si se relaciona con estampas de antaño.

Esta es la experiencia que podrá apreciar en Las Casitas Grill en Guayama, un singular salón comedor formado por tres casitas con techos de dos aguas que invita a degustar una memorable propuesta caribeña que combina mar y tierra, con el frescor de ingredientes, como cultivados en el patio del hogar.

Un acertado concepto creado por el contable de profesión y propietario, Juan Aurelio Caraballo, según relató, para cubrir la necesidad que existía en la zona de un buen restaurante familiar que incorporara carnes y frutos del mar bajo un mismo techo.

“Me gusta que los visitantes se sientan como en su casa, a gusto, en un ambiente acogedor y que se lleven una buena experiencia con los sabores de nuestra cocina caribeña, como el de las abuelitas, fusionada con toques modernos”, describió el empresario mejor conocido como Yeyo Caraballo.

Pero, si el ambiente le parecerá espectacular, dese la oportunidad de saborear las exquisitas obras culinarias de los chefs Bryan Carrasquillo, Heriberto Correa y Luis Alejandro Gómez Cosme.

“Todos los ingredientes los compramos frescos en la plaza del mercado para apoyar a los comerciantes y la producción local. De igual forma, el pescado y mariscos se compran a los pescadores de la zona. Los plátanos se compran en fincas de Arroyo y Patillas. La inversión se queda aquí”, describió.

Entre los deliciosos aperitivos se recomiendan los montaditos, que consisten en tostones coronados de churrasco, pulpo y carrucho con un salteado de cebollas y pimientos, tiernas bolitas de queso frito con salsa de guayaba, los cocteles de mariscos, y los pastelillos de pollo, carne o jueyes.

Langosta fresca, pulpo, carrucho, dorado, camarones, salmón, la pesca del día, y las carnes a la parrilla, como el churrasco de 12 oz, el T-bone steak de 18 oz y el porterhouse, son solo algunas de las delicias de la carta.

De las especialidades de la casa se destaca el plato mar y tierra, que consta de medallones de filete mignon o churrasco servido con camarones o langosta, y el sutil filete de mero relleno de mariscos.

Estos van muy bien acompañados con arroz mamposteao con el placentero sabor a campo, mofongo, arroz y habichuelas, tostones o unas crujientes arañitas.

También sirven chicharrones de cerdo o pollo, pechuga a la plancha o la parmesana y chuletas can can, entre otros platos.

Para culminar la apetitosa jornada, pruebe el bizcocho de zanahoria hecho en casa, el tres leches o flan de licor de la casa.

En cuanto a las bebidas, se sugiere el mojito de guanábana, la emblemática sangría de parcha o algunos de los divertidos cocteles que elabora el mixólogo Jorge Raúl Rodríguez Baldrich.

Una de las curiosidades del restaurante es que permite disfrutar de diversos tipos de ambientes dentro del mismo concepto. Por ejemplo, para los amantes de los vinos, cuentan con una cava y amplia barra, un espacioso salón comedor con aire acondicionado construido con una pared de cristal que permite la vista a la terraza, en donde también puede cenar al aire libre.

Información:
•    Dirección. Carretera 744 km 0.1, al lado de la Plaza del Mercado de Guayama. Si va por la autopista, doble en el cuarto semáforo a la izquierda.
•    Teléfono.  787-686-6555 
•    Horario. Abierto de martes a viernes desde las 11:00 a. m., y los sábados y domingos desde las 12:00 del mediodía.

Loading...
Revisa el siguiente artículo