American Cut Bar & Grill: un steakhouse con sabor boricua

El restaurante en The Mall of San Juan es el primero bajo este concepto que abre la cadena en la isla

Por Lynet Santiago Túa @lynetonline

Cuando un chef armoniza la sazón boricua dentro de una propuesta culinaria de la cocina clásica americana, se sabe que algo bueno prepara en sus ollas.

Este es el gran acierto del restaurante American Cut Bar & Grill, primero establecido en la isla y el primero bajo el concepto de bar & grill de la afamada línea de steakhouse en Estados Unidos.

El concepto surgió como resultado de la visión de LDV Hospitality de la mano con el célebre chef Marc Forgione, que, en colaboración con el chef puertorriqueño Carlos Pimentel, ponen a disposición del comensal una interpretación única de la cocina clásica norteamericana en un ambiente contemporáneo casual.

Los toques boricuas están presentes desde la salsa que se escucha entre medio del rock & roll como parte de la música de ambientación y en cada uno de los ingredientes locales que se incorporan en las recetas, como la yuca, el plátano, el bacalao, el coco y los chicharrones de cerdo.

Para que tenga una idea, los clásicos platos distintivos de American Cut, como el chili lobster, el tomahawk de 42 oz o el porterhouse de 40 oz, podrán estar muy bien acompañados con un arrocito sudao elaborado con la grasa del tocino (una receta especial de la familia de Pimentel) y con unas sabrosas habichuelas, como las de las abuelas.

“Amo la cultura de lo básico y amo nuestra cultura culinaria. Aquí la idea es cómo llevar nuestra cocina puertorriqueña a otro nivel, pero con la aprobación de Marc”, manifestó Pimentel.

Otras de las delicias que encontrará en el menú diseñado exclusivamente para Puerto Rico, son el ceviche local bautizado como snapalaíto, una fusión de bacalaíto con chillo frito sobre una base de coco, la yuca al mojo, el chillo frito y, en los postres, el denominado piña colada al fuego, que se sirve en un pedazo de coco flameado con ron 151.

Pero, ojo, no solo el ofrecimiento se basa en cortes de carnes de alta gama, también tienen opciones más livianas, como la emblemática OG 1924 hotel caesar salad, las hamburguesas, mariscos y pescado fresco.

Entre los acompañantes también se destacan las exquisitas tater tots, que conlleva un proceso de elaboración de dos días.  Estas son como especie de croquetas de papas rayadas y empanizadas que se sirven en forma de “papitas fritas”.

“A Marc le encanta Puerto Rico y esos sabores nuestros, que me dieron la libertad para crear”, reconoció Pimentel, quien tuvo la oportunidad de trabajar con Forgione como parte del adiestramiento del equipo culinario del restaurante.

“Trabajar con LDV Hospitality y Marc Forgione es como hacer una carrera, y eso es lo que le proyecto a los muchachos”, compartió el chef ejecutivo, quien se formó culinariamente en Miami.

El sofisticado salón comedor cuenta con una enorme barra, espacio para reuniones privadas y una terraza al aire libre.

Información sobre el restaurante:
•    Dirección. Establecido en el segundo nivel de The Mall of San Juan.
•    LDV Hospitality.  Las siglas significan “la dolce vita”. 
•    Estacionamiento. Valet disponible
•    El ingrediente que no puede faltar en la cocina del chef Carlos Pimentel es la sal, pero lo más importante para él son las cucharas plásticas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo