"Las Juanas" vuelven con más misterio 24 años después

La serie es una nueva versión de la recordada novela de 1997

Por AP

Veinticuatro años después, “Las Juanas” están de regreso en una versión más oscura de la exitosa telenovela colombiana: “La venganza de las Juanas”.

La nueva versión de la novela de 1997, esta vez en formato de serie, se estrenó el miércoles en Netflix. Fue escrita por Jimena Romero, quien retoma la historia original de su padre, el fallecido guionista y escritor Bernardo Romero.

“Fue por momentos aterrador y por momentos muy liberador porque yo aprendí con mi padre, me formé con él como escritora, trabajé con él hasta el día de su muerte”, dijo Romero, quien escribió con su progenitor la popular telenovela “Mirada de mujer”, pero quien no había participado en “Las Juanas”.

La historia original, en la que cinco mujeres descubren que son hijas del mismo hombre, tenía elementos de realismo mágico y mucho humor. En esta sigue habiendo magia a través de Juana Bautista (Sofía Engberg), una chamana maya, pero el giro es hacia el suspenso, el género favorito de la escritora.

“Quería llevarla por un camino totalmente diferente porque la historia comienza con un misterio: son cinco mujeres que no saben quién es su padre”, dijo Romero en una entrevista por videollamada desde Miami.

Como en la original, las Juanas comparten una marca de nacimiento, pero mientras que en la primera versión se tardaban más en resolver el misterio del lazo que las une, en la nueva, acorde a los tiempos actuales, todo se aclara rápidamente con una prueba de ADN.

En la original el padre que encuentran es fantástico, conversador y arrepentido por no haber estado en sus vidas. En esta, Simón, el padre de las Juanas interpretado por Carlos Ponce, es muy diferente y no quiere saber de sus hijas recién encontradas. Otra de las cosas que Romero quiso cambiar es el perdón para el padre de las Juanas, que a su parecer llega demasiado fácil en la original.

“Yo no quería que el padre se disculpara tan fácilmente”, dijo Romero. “El padre salía como muy bien librado… sentía que había que traerlo para decirle ‘mire las consecuencias de sus actos’”.

Las Juanas conservan su nombre, pero algunas han cambiado sus profesiones.

Juana Manuela “Manny” (Zuria Vega) no es boxeadora, trabaja en un club de desnudistas como bailarina, y Juana Valentina (Renata Notni) ya no es vendedora en una tienda de electrodomésticos, ahora es periodista y está enfocada en el tema de desaparición de mujeres. Juana Caridad (Oka Giner) sigue siendo monja, aunque ya no es totalmente inocente. Juana Matilde (Juanita Arias) se mantiene como cantante y Juana Bautista sigue conectada con las energías y la adivinación, pero en este caso bajo la tradición maya.

La historia se cambió de país de Colombia a México, aunque a través de Juana Matilde sigue vivo el lado colombiano pues su personaje, al igual que la actriz, es de ese país.

Vega hizo sus propias escenas bailando “pole dance”, una hazaña que le dejó las piernas “todas moreteadas”. La actriz había practicado este tipo de acrobacias cuando era veinteañera, pero con dos hijos y 10 años después sentía que comenzaba de cero.

“Fui yo todo, no tuve doble”, dijo Vega desde la Ciudad de México. “Fue uno de los retos que tenía este personaje y la verdad desde que me lo quedé me puse muy obsesiva con que tenía que lograrlo yo, porque era parte de lo que vive el personaje”.

“Es una práctica súper liberadora y a mí eso me gusta mucho. No importa tu peso, tu altura, tu físico, tiene que ver con una cosa de la sensualidad, de reconectar con lo femenino y eso es algo que a mí Manny me regaló”, agregó.

Juanita Arias había tenido escenas musicales antes, pero no al nivel que exigía su interpretación de Juana Matilde, quien tiene 11 canciones en la serie.

“Fue prepararme como una cantante se prepara. Yo realmente no canto espectacular como canta Juana Matilde, pero sí me metí a mis clases de canto”, dijo desde Madrid la actriz, para quien además de la técnica vocal era importante lograr imprimir sentimiento en su interpretación y dejar de lado la pena al cantar ante un público.

En el caso de Engberg, no le costó tanto trabajo adentrarse al mundo de Juana Bautista, pues era algo que ya conocía gracias a su madre.

“Era muy mística, era astróloga maya y hacía regresiones y terapias alternativas. Desde muy chica estuve muy cerca de la fe”, dijo la actriz desde la Ciudad de México.

Notni dijo que al tratar de interpretar a una periodista sin caer en clisés se incrementó su admiración y respeto por este oficio.

“Me parece una profesión que requiere de mucho valor y realmente admirable estar en esta búsqueda constante de la verdad para exponerla ante la sociedad”, dijo desde Madrid. “Me enamoró eso”.

En la serie, Juana Valentina asume el liderazgo entre sus hermanas para buscar a su padre, mientras que Manny se vale de otros medios para llegar a él cuando se da cuenta de que está más cerca de lo que se imagina. La realidad que enfrentan tiene peligros, como feminicidios y violencia sexual, pero ninguna de las Juanas se detiene.

“Siento que las mujeres ya traemos ese chip, ya no nos quedamos calladas”, dijo Vega. “Creo que la serie propone este tipo de mujeres… que van hacia adelante, que son sobrevivientes”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo