Lin-Manuel Miranda: “Es una carta de amor a mi familia, a mis raíces”

El actor, cantante, compositor, rapero, director, productor y dramaturgo de 41 años habló con Metro sobre la nueva película de drama musical dirigida por Jon M. Chu a partir de un guión de Quiara Alegría Hudes.

Por María Estévez

Lin-Manuel Miranda se ha convertido en una megaestrella después de que su musical de Broadway Hamilton se convirtiera en una sensación mundial. Y ahora su otra adaptación de un musical teatral llamada In the Heights llegó a las pantallas gracias al cineasta de Crazy Rich Asians, John M. Chu.

Miranda explicó por qué esta nueva versión de la historia añadió una línea argumental sobre los inmigrantes indocumentados y contó más sobre su lucha por los actores latinos.

Has transportado a tu familia a través de este proyecto.

— Mi padre llegó a Nueva York desde Puerto Rico, con 18 años, sin hablar inglés, para asistir a la Universidad de Nueva York. Siempre quiso volver a Puerto Rico, pero conoció a mi madre y nos quedamos en Nueva York y allí crecimos. Jon me contó la historia de su padre, que estableció un restaurante en California y fue el primero de su familia en llegar allí. Nuestros padres trabajaron duro e hicieron milagros para que pudiéramos ir a la escuela a estudiar teatro y cine respectivamente. Así que, en esta película, incluimos el concepto de los dreamers y los inmigrantes indocumentados, que es uno de los principales temas de conversación entre la población latina en Estados Unidos. Tener a uno de los personajes más queridos de la serie luchando con ese estatus lo hace real para la gente de una manera que un titular no lo hace. Este personaje se enfrenta a lo mismo.

Tenías 19 años cuando imaginaste este mundo. ¿Qué le dirías al joven Lin-Manuel?

— Le diría que se relajara. Yo era mucho más intenso a los 19 años que a los 41. Cuando estás montando un espectáculo en la universidad, y no puedes pagar a nadie, contratar o despedir a nadie. No tienes más poder que el de conseguir que todo el mundo esté de acuerdo con tu visión. Pero si no quieren ensayar, no tienen por qué hacerlo. Yo le diría que se relaje y que todo va a salir bien. La vida es más larga de lo que crees y tu cabeza no va a explotar.

¿Cómo describirías In the Heights?

— Trata de la familia. Sobre tu madre, tu abuela o tu bisabuela, que vinieron aquí desde otro lugar e hicieron los trabajos que nadie quería hacer para que tú pudieras tener una vida mejor. Y sabía que Jon entendía eso en un nivel de ADN visceral y yo ya era un fan de sus películas y de la forma en que utiliza la danza. Así que sabía que sería capaz de contar la historia. Escribí In the Heights en mi segundo año en la Universidad de Wesleyan, donde se representó como parte del Segundo Escenario de la escuela, como una obra de un solo acto de 80 minutos que duró sólo tres días.

No siempre es fácil adaptar los musicales a la gran pantalla. ¿Cuáles son sus adaptaciones favoritas?

— Uno de mis musicales cinematográficos favoritos es Cabaret. Bob Fosse se tomó enormes libertades a la hora de adaptar la obra teatral a la pantalla y lo que surge en ella es casi una versión más concentrada de sus temas. Y creo que en este esfuerzo, gran parte del mérito de nuestra adaptación es de Quiara, que se adelantó al escribir este increíble guión y adaptar un espectáculo de dos actos a una estructura de tres actos de forma bastante brillante y fue increíblemente valiente en los movimientos que hizo. No son muchos los espectáculos teatrales que se trasladan al cine, y a veces son tan diferentes que te quedas con la duda de si esto fue alguna vez un maldito musical. O a veces son tan fieles al musical de teatro que parece que es la obra de teatro en el escenario.

Este es el año de los musicales en el cine con In the Heights y también con West Side Story de Spielberg.

— Mi obra es una carta de amor a un lugar: Washington Heights. Tiene toda la música que se puede escuchar en esas calles, desde la salsa hasta el reggaetón, pasando por la bachata y el hip hop. Es una mezcla de todo y es muy difícil poner todo eso en un musical. Espero que los musicales y las historias latinas se pongan de moda y podamos ver mucho más en el futuro. Tener esta película en la pantalla representa el mundo para mí porque es una carta de amor a mi familia, a mis raíces.

Loading...
Revisa el siguiente artículo