Influencer registró en vivo su suicidio luego de ser rodeado por la policía

El influencer Ángel Hernández enfrentaba una persecución porque agredió a su pareja con un hacha. Al verse cercado dijo que prefería morir.

Por Publimetro

Un influencer ocupó una transmisión en vivo para mostrar su suicidio luego de ser acorralado por la policía en California. El sujeto de 28 años era perseguido porque lo querían detener por el ataque con un hacha que sufrió su pareja. Esta fue encontraba amarrada y desnuda.

Según publicó San Diego Union Tribune, se presume que Ángel Hernández Grado ató a su pareja, la agredió sexualmente, la estranguló y luego la golpeó en la cabeza con un hacha. Después de eso abuso, el aficionado a los autos de carrera, llamado S2K Wya, huyó de la policía.

Sin embargo, pese a la crudeza del ataque, la mujer sobrevivió sólo con dos costillas rotas, la cara hinchada y moretones en todo el cuero. En todo caso, el sujeto le dijo que la iba a matar si es que ella se comunicaba con la policía. Pero ella no se asustó con eso y entregó información.

Los agentes recibieron una descripción del sospechoso y su BMW X5 blanco. Lo vieron en una carretera interestatal a primera hora de la tarde. El sujeto al principio intentó evadirlos deteniéndose y volviendo a arrancar, según la versión que entregó al Union Tribune la teniente Carmelin Rivera.

El conductor le dijo a un policía por teléfono que estaba armado. Pero al final fue rodeado con la ayuda del equipo SWAT del condado de Orange. El bloqueo lo realizaron con vehículos blindados. Así que el influencer ahora se encontraba rodeado, pero eso no lo detuvo.

Con una pistola en la cabeza, salió de su vehículo y grabó sus últimos momentos en un Instagram Live para sus 50.000 seguidores. En sus últimas palabras habló de su hijo, diciendo: “Amo a mi chico. Hice mi mayor esfuerzo pero lo arruiné. Ahora soy débil. Simplemente odio mi vida, hermano. Estoy cansado de esta vida de mierda, que se joda la policía”.

Según el relato del diario, en el LIVE del influencer se escuchó a la policía instándolo a cambiar de opinión, pero él dijo: “Prefiero morir de puta madre que estar en la cárcel de nuevo”. Luego se pegó un tiro en la cabeza y fue trasladado a un hospital en el condado de Orange. Ahí lo declararon muerto.

Loading...
Revisa el siguiente artículo