Emma Thompson: “Estoy muy interesada en el lado oscuro de un personaje femenino”

Disney sigue humanizando a sus villanos al presentar el origen de la maldad de Cruella de Vil en un filme que estrena hoy.

Por Félix Caraballo

En la nueva propuesta de Disney, que estrena hoy en cines y en la plataforma de Disney+ en su modalidad de Premier Access, el estudio del ratón continúa el camino de humanizar a sus villanos al presentar el origen de la maldad de una de sus malvadas icónicas, Cruella de Vil. En esta historia introducen un nuevo personaje: La Baronesa, interpretado con deliciosa maldad por Emma Thompson.

Thompson compartió los retos de crear a La Baronesa con sus matices de maldad, quien enfrenta la dualidad del personaje que interpreta la ganadora del Oscar Emma Stone. Estella es una joven que queda marcada emocionalmente por la trágica muerte de su madre cuando era una niña. Ya de adulta se refugia en la moda, convirtiéndose en una rebelde fashionista a través de un alter ego que la llevará a abrazar su lado perverso como la infame y vengativa Cruella, quien reta con sus anárquicas piezas, a la autoridad de la moda londinense de los años 70, La Baronesa Von Hellman.

“La Baronesa es dura, y ella cree en la dureza de carácter porque piensa que es la única manera. Estoy interesada en el lado oscuro de un personaje femenino porque rara vez se les permite ser oscuros”, aseveró la también ganadora del Oscar por Howards End. También explicó cómo abordó su relación con Estella, a quien La Baronesa ve como una seria amenaza.

Uno de los principales atractivos de esta cinta es, sin duda, la moda. La responsabilidad recayó en Jenny Beavan, quien vistió a los personajes de Mad Max: Fury Road. En esta ocasión combinó la rebeldía post-apocalíptica de la cinta que le ganó el Oscar con estéticas clásicas de la época y elementos del punk rock para proveerles identidad particular a las creaciones de Cruella y La Baronesa. Las piezas, junto a los estrambóticos peinados y audaz maquillaje, dejarán al espectador con la boca abierta. “Cada vez que Emma y yo llegábamos al set nos mirábamos y rodeábamos como si fuéramos esculturas u obras de arte y es que lo éramos. En cierto modo, todos crearon a La Baronesa y yo solo llegaba y decía mis líneas”, recordó la actriz, quien además confesó que se divirtió, pues siempre se había cuestionado su talento para interpretar un buen villano.

En esta entretenida propuesta de Disney, el personaje de La Baronesa consigue antagonizar sin opacar la historia central del personaje titular. “Siempre estuve rodeada de gente encantadora. Mi experiencia con personas que eran realmente duras y narcisistas es bastante rara. Pero hay bastantes de ellos en el mundo del espectáculo. Sin mencionar nombres, algunas de esas personas han salido a la luz recientemente. En cualquier profesión, en cualquier ámbito de la vida siempre es posible. Y supongo que la baronesa es una mezcla de todo tipo de personas”, afirmó Thompson.

El centro de esta historia de origen —que eventualmente nos llevará a los famosos 101 dálmatas— es la relación tóxica y competitiva entre ambas féminas. “Ella aparece y se presenta como una personalidad muy fuerte, pero, de hecho, es muy débil y contiene las semillas de su propia destrucción porque no puede reconocer el talento en cualquier otra persona. Entonces cuando finalmente ve a alguien que en realidad es más talentosa que ella, y más joven y más hermosa, lo encuentra realmente muy difícil. Y por supuesto me resultó muy difícil estar con (Emma) Stone, que es más bella, joven y talentosa, pero me tragué mi amargura y me encargué de ello bebiendo negronis hasta altas horas de la noche”, concluyó entre risas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo