Cristina Aguilera odiaba su delgadez de juventud y asegura que le cuesta ver sus fotos antiguas

Cantante reveló en la revista Health Magazine que "experimentó mucho trauma" en sus inicios como estrella de la música.

Por Cristian Moreno

Cristina Aguilera abordó varios de sus traumas de infancia, entre ellos la inseguridad que sentía por su delgadez, en una entrevista que dio a la revista "Health Magazine", cuya portada para la edición de mayo presenta a la artista estadounidense como un verdadero "libro abierto".

A sus 40 años, la artista que se hizo famosa desde muy pequeña como rostro del canal Disney y luego consolidó su estrellato ingresando al mundo de la música, reconoció en la publicación que en sus inicios "odiaba ser súper delgada".

"Creo que todos tenemos nuestros días buenos y nuestros días malos en cómo nos sentimos con nosotros mismos", reconoció Aguilera, quien aseguró que "al ingresar a este negocio experimenté muchos traumas, odiaba ser súper delgada. Y una vez que cumplí los 21 años comencé a formar un poco mi cuerpo. Me encantaban mis nuevas curvas".

La reflexión de Aguilera va de la mano con su postura de aceptación de los últimos años, en tiempos en que los estándares de belleza pasados, donde se privilegiaba la extrema delgadez por sobre una imagen saludable, abrían un intenso debate sobre la sanidad mental y física de las figuras de la música y el cine.

"Siempre he dicho que las mujeres son más interesantes a la vista que los hombres. La verdad es que me cuesta mirar las primeras fotos de mí porque recuerdo sentirme muy insegura. Nunca querría revivir esa época, porque estás muy metida en tu propia cabeza y estás encontrando tu confianza", explicó.

cristinaaaguiler-6b53870d56a9669c11bae4192bfa88a9.jpg

"Pero a medida que una envejece deja de compararse con otras personas y comienza a apreciar su propio cuerpo y a ser dueña de él", aseguró la artista, quien aboga porque la mujer sea la propia dueña de su imagen y no se esclavice ante los requisitos de una industria que castiga los defectos físicos o los kilos de más.

"Hay que aceptarse a uno mismo. Por mucho que me encante ser una chica glamorosa y jugar a disfrazarme para la cámara, lo más gratificante está en poder sentirme realmente bien con quién te está mirando en el espejo, porque eres el propietario de todo", cerró.

Loading...
Revisa el siguiente artículo