I Care A Lot: estafa se complica en perverso thriller cómico

Aquí la reseña de uno de los estrenos del viernes en Netflix

Por Félix Caraballo Martínez

¿No se sienten incómodos mientras disfrutan de una película de puros personajes perversos, porque apoyas algunas de sus acciones?

Podemos deducir que es la intención de los realizadores de I Care A Lot, el nuevo thriller de humor subversivo que estrena este viernes en la plataforma de Netflix.

En esta propuesta, Rosamund Pike, nominada al Oscar por su sorprendente entrega en Gone Girl (2014) , interpreta a Marla, una implacable guardián legal de envejecientes, a quienes estafa junto a Fran, su amante y socia de negocios, en una sólida interpretación por parte de Eiza Gonzalez (Baby Driver, Bloodshot), apoderándose de sus bienes y riquezas mediante dudosos métodos.

El esquema que involucra el sistema judicial y el sector de salud, se encontrará con un fuerte escollo cuando intentan engañar a la persona equivocada, una adinerada jubilada (Dianne Wiest), con un pasado misterioso. A esta complicación se sumará el personaje de un volátil mafioso (Peter Dinkalage), lo que dará pie a un ingenioso y despiadado juego de astucia entre ambos personajes.

Con esta premisa, el emocionante filme te capturará desde los minutos iniciales por la magnética actuación de Pike, quien se sumerge ferozmente en el personaje, canalizando su interpretación en Gone Girl, demostrando que cuenta con los quilates para interpretar personajes calculadores con un temple digno de respeto. Con una determinación admirable, aderezada con su convincente sonrisa, crea un maquiavélico personaje que sostiene el filme y lo convierte en una de las mejores propuestas de esta temporada.

La cinta exquisitamente dirigida por J. Blakeson, con experiencia en cintas donde explora la maldad e ingenio de sus personajes principales (The Dissapearance of Alice Creed), intenta exponer el lucrativo y abusivo negocio de aquellos cuidadores que se aprovechan de los jóvenes del ayer.

La dirección que eleva el material en gran medida por sus incisivos diálogos y las sutilezas en las actuaciones del elenco principal, particularmente Pike y Dinklage, quienes cuentan con las mejores líneas de la cinta, ignora el comentario y la crítica político-social para enfocarse en la batalla de voluntades. Este desvío en temática representa uno de los pocos tropiezos de la cinta.

Sin embargo, las situaciones que presenta el guión van generando mayor tensión hasta un inesperado viraje en el tercer acto, que culminará con una refrescante y satisfactoria experiencia. En fin, esta cinta es como un banquete de comida chatarra, que sabes que te no te hace bien, pero no lo puedes evitar.

Mira el tráiler:

Loading...
Revisa el siguiente artículo