Diseñador Mossimo Giannulli sentenciado a cinco meses de cárcel

Luego de que un juez aceptara un acuerdo del diseñador de modas por sobornos universitarios

Por AP

El diseñador de modas Mossimo Giannulli será sentenciado a cinco meses en prisión después de que un juez federal aceptara su acuerdo de culpabilidad por cargos que señalan que pagó medio millón de dólares en sobornos para que sus hijas ingresaran a la Universidad del Sur de California como integrantes del equipo de remo.

Se espera que su esposa, la estrella de “Full House” (“Tres por Tres”) Lori Loughlin, sea sentenciada más tarde el viernes después de declararse culpable bajo un acuerdo con los fiscales por el que pasaría dos meses en prisión.

A diferencia de la mayoría de los acuerdos de culpabilidad, en los que el juez tiene la libertad de decidir la sentencia de los acusados, las sentencia a prisión de Loughlin y Giannulli dependían de si el juez aceptaba su propuesta.

Al aceptar el acuerdo de Giannulli, el juez de distrito Nathaniel Gorton dijo que la sentencia de prisión estipulada “es suficiente pero no mayor que el castigo necesario bajo las circunstancias”.

De acuerdo con el acuerdo de culpabilidad, Giannulli pagará 250.000 dólares de multa y realizará 250 horas de trabajo comunitario. Loughlin pidió pagar una multa de 150.000 dólares y realizar 100 horas de trabajo comunitario.

La sentencia de la famosa pareja surge tres meses después de que cambiaran el curso de su juicio y admitieran que participaron en el ardid para ingresos universitarios que evidenció los extremos a los que llegan algunos padres ricos para que sus hijos entren a universidades de élite.

La fiscal federal auxiliar Kristen Kearney dijo que Giannulli mostró “una desconsideración completa entre el bien y el mal”, y “una actitud privilegiada y engreída”.

“Esta falta de respeto para diferenciar el bien y el mal merece una sentencia significativa en prisión”, dijo.

Los fiscales señalaron que Giannulli merecía una sentencia más grave porque fue el “participante más activo en el ardid” mientras que Loughlin “tuvo un papel menos activo, pero de cualquier manera era totalmente cómplice”.

Loughlin y Giannulli habían insistido por más de un año que creían que sus pagos eran “donaciones legítimas” y acusaron a los fiscales de esconder evidencias importantes que podrían demostrar que la pareja era inocente.

El caso afectó la imagen limpia de Loughlin, quien se volvió famosa como la centrada tía Becky en la comedia “Full House” que se transmitió en las décadas de 1980 y 1990, y después se volvió estrella del canal Hallmark con sus películas navideñas y la serie “When Calls the Heart” (“Cuando habla el corazón”).

La pareja dio su dinero a través de una organización caritativa fraudulenta operada por el consultor de admisiones universitarias Rick Singer para que sus hijas ingresaran a la universidad como miembros del equipo de remo, a pesar de que ninguna practicaba el deporte. Singer, quien también se declaró culpable, iba a testificar contra ellos si se iban a juicio.

Los fiscales dijeron que la pareja permitió que las hijas fueran “cómplices totales en el crimen” al indicarles que posaran en máquinas de remo para fotos y advertirle a su hija menor que no hablara mucho con una asesora de su secundaria para evitar ser descubierta.

Entre los padres famosos que han sido sentenciados a prisión por participar en el fraude universitario está la actriz de “Desperate Housewives” (“Esposas desesperadas”) Felicity Huffman, quien estuvo dos semanas tras las rejas a finales del año pasado después de admitir que pagó 15.000 dólares para que alguien corrigiera las respuestas del examen de admisión de su hija.

Loading...
Revisa el siguiente artículo