‘A Decade of Fire’: una lección de historia y comunidad en la pantalla grande

La autosustentabilidad figura como el ‘call to action’ de esta histórica pieza fílmica, una mentalidad que ya ha sido llevada a distintas ciudades donde se ha presentado ‘A Decade of Fire’.

Por Metro Puerto Rico

Les llamaban “minorías” y a sus comunidades las trataban como “marginales”. Al sistema más le importaba el béisbol y la gentrificación, quizás, que su subsistencia en el Bronx. No contaban con su tesón y voluntad.

'A Decade of Fire’ es un documental que trata sobre los fuegos que consumieron el sur del Bronx durante la década del setenta, cuándo residentes boricuas y negros fueron culpados por la devastación aún cuando a diario luchaban por rescatar a sus vecindarios. En este documental filmado en Nueva York, la co-directora Vivian Vázquez Irizarry, nacida en el Bronx y de ascendencia puertorriqueña, persigue la verdad con respecto a estos fuegos, descubriendo cómo las políticas de racismo y discrimen aún domina la principal metrópoli estadounidense.

La boricua Vázquez Irizarry, también activista en la comunidad del Bronx, unió sus talentos con la veterana directora y productora documentalista Gretchen Hildebrand, cuyo trabajo fílmico mayormente lidia con política y humanismo. Además, participan como productoras Julia Steele Allen y Neyda Martínez, ambas con experiencia en los medios estadounidenses y en el activismo social comunitario.

En la película se narra la historia de una comunidad del Bronx marginada que reconstruyó su espacio contra viento y marea. Para los creadores de ‘A Decade of Fire’ es importante que esta historia de autosuficiencia comunitaria sea vista en las comunidades que más lucha han dado en Puerto Rico para mantenerse a flote, a pesar de haber carecido en momentos del respaldo de las autoridades en momentos cruciales, como el azote del huracán María y los desastres e incertidumbre ocasionado por la bestial actividad sísmica que ha dejado a cientos de familias sin hogar en el Sur de Puerto Rico.

La confraternización comunitaria en pos de la autosustentabilidad figura como el ‘call to action’ de esta histórica pieza fílmica, una mentalidad que ya ha sido llevada a distintas ciudades donde se ha presentado ‘A Decade of Fire’.

Después de todo, alrededor de los Estados Unidos hay comunidades que enfrentan una creciente crisis de desplazamiento, falta de vivienda y desesperanza con las autoridades. Por eso es que ‘Decade of fire’ se ha unido a distintas organizaciones de base que luchan por su derecho a vivir con dignidad en las urbes y campos de Estados Unidos y sus territorios. Cada presentación de este importante film es acompañado de un diálogo, subrayando la importancia del liderato comunitario local y los modos concretos en los que la gente puede involucrarse para lograr justicia para aquellos desamparados.

‘A Decade of Fire’ se va de caravana con el Cine Solar Rodante

Es por esto que sus proponentes han aunado esfuerzos con el proyecto de Cine Solar Rodante para llevar esta caravana histórica alrededor de Borinquen. Precisamente, comenta su fundador Eli Jacobs Fantauzi, el Cine Rodante “fue fundado con este propósito, luego del huracán María, para, con energía solar llevar películas y alegría a los pueblo atribulados por el destrozo”.

Con eso en mente, ’A Decade of Fire' comienza una gira a través de Puerto Rico este sábado 15 de febrero, a las 6:00 P. M., en las instalaciones de la Corporación Piñones Se Integra, en Loíza. Además, se presentará el lunes 17 en la Escuela Rescatada : Lorencita Ramirez de Arellano de Toa Baja; el miércoles 19, en Taller Libertá, en Mayagüez; el viernes 21, en Peñuelas; el sábado 22, en Casa Pueblo, en Adjuntas; el domingo 23, en El Nido, en Bayamón; el jueves 27, en La Gestoría, en Río Piedras; y el sábado 29, en el Departamento de la Comida, en Caguas.

Sobre ‘Decade of Fire’ 

Con Decade of Fire, la boricua Vázquez Irizarry persigue la verdad alrededor de los fuegos del Bronx, descubriendo el manto racista y de discriminación que ha arropado a las comunidades boricuas y negras del Bronx desde sus meras existencias.

Mediante un nutrido archivo de material audiovisual casero y de distintas fuentes, la directora e investigadora confronta los estereotipos que deshumanizaron a los residentes del sur del Bronx en los 1970s y racionalizó el abandono del que fueron objeto por parte de la ciudad, el estado y el gobierno federal.

Vázquez Irizarry también asume el rol de protagonista, no tan solo para ayudar en la sanación de su comunidad, pero en búsqueda de la redención tras la lastimosa mitología propagada por la prensa amarillista del Nueva York de aquel entonces. La boricua busca contar la historia de una comunidad que se aferró y trabajó para salvar su comunidad, contra viento y marea. Su trabajo de investigación fue extenso, lidiando con pietaje de archivo, al igual que noticias impresas, de televisión y de radio.

Loading...
Revisa el siguiente artículo