Alí: “Fue difícil ser el hijo de Bizcocho”

El locutor reveló los vacilones que enfrentó en la escuela por tener un padre transformista

Por Lynet Santiago Túa

En el marco de la presentación de su nuevo stand up comedy, el locutor Alí Warrington reveló que sintió en carne propia las burlas por ser hijo de Otilio Warrington, mejor conocido como Bizcocho, que impactó la televisión puertorriqueña con su personaje de Cuca Gómez para la década de los ochenta.

Esto es parte de lo que compartirá el también comediante en su espectáculo Donde quiera que te vea, que sube a las tablas el 16 de noviembre en el teatro Francisco Arriví.

“Voy a estar contando anécdotas, hablando del revolú con el ex Menudo (Ray Reyes) y lo difícil que fue ser hijo de Bizcocho. Todas las cosas que me pasaron en la escuela por papi vestirse de mujer. Antes no era bullying, era que los chamaquitos jodían demasiado”, compartió el animador de Los reyes de la punta (Mega 106.9FM).

Alí recuerda que un día llorando le reclamó a su padre el por qué se vestía de mujer.

“Pero mi papá lo manejó muy bien en ese entonces (cuando tenía entre ocho a nueve años). Me explicó que eso era un trabajo como cualquier otro, como un policía o un bombero… La diferencia es que papi salió en televisión vestido de mujer”, contó al recordar que, a pesar de ello, pasó un infancia normal, como cualquier otro niño, y lejos de avergonzarse, siente mucho respeto por lo que logró su padre con su popular personaje.

“Con todo el respeto que se merecen los comediantes, Cuca Gómez era tremendo personaje. No se veía un hombre vestido de mujer, la gente la veía como una mujer y todavía la recuerdan con mucho cariño. Papi ha tratado su carrera con mucho respeto y es uno de los comediantes más queridos. Hoy que estoy en los medios lo entiendo más todavía”, señaló.

Pero Alí, como todos los niños, también hacía sus travesuras.

“Sí hubo anécdotas en mi casa y las voy a contar. Un día le saqué del bulto las bolas de goma que utilizaba como senos, y me las llevé al parque para jugar. Papi se fue para el canal y cuando busca las bolas, no estaban. Tuvo que resolver con papel. Cuando llega a casa pregunta por las bolas, y cuando le dije que me las había llevado para el parque, se formó el revolú. Uno de niño hace cosas atrevidas sin saber la seriedad de las cosas”, recordó.

Por otro lado, exhortó a los padres a enseñarles valores y respeto al prójimo a los hijos, para erradicar el bullying.

“Todo comienza en la casa y todo se reduce al respeto al prójimo. Esas cosas se enseñan en casa. Una cosa es pegar un vellón y otra cosa es el bullying, el acoso constante. Lamentablemente, muchos padres dejan a sus hijos que los críe un iPad o un PlayStation y no existe la supervisión. Yo pasé por eso en un momento dado de mi infancia, y en mi casa lo manejaron muy bien”, recomendó.

En el espectáculo no se salvan los políticos

“Esto es como un desahogo, por eso se titula Donde quiera que te vea. Me voy a desahogar también por los políticos que nos tienen por el techo. Ese día voy a reseñar a dos o tres en el escenario. Voy a hablar sin pelos en la lengua y sin censura de todo eso que yo sé que también a muchos boricuas les molesta”, expuso quien no se considera un “actor consumado”, aunque desde el 2001 ha participado en cerca dieciséis diversas propuestas teatrales.

Entre otros proyectos, adelantó que ya está trabajando una segunda producción teatral para el 2020 y no descarta un nuevo proyecto para la pantalla chica.

“Estamos en la época donde tenemos que diversificar. Tenemos que coger lo que llegue y hacerlo bien”, puntualizó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo