Benicio podría llevar al cine historia de su ídolo

El exbaloncelista Raymond Dalmau y Benicio del Toro compartieron con el público en un conversatorio en la librería Casa Norberto

Por Lynet Santiago Túa

El actor Benicio del Toro no descarta llevar a la gran pantalla la vida de su amigo, el exbaloncelista Raymond Dalmau.

Así lo afirmó Del Toro al considerar que es importante que se conozca su historia, la misma que quedó plasmada en el libro homónimo Raymond Dalmau, de Harlem a Puerto Rico.

“Yo llevó una historia con Raymond desde que tengo conocimiento. Tuve la oportunidad de hacerme amigo de Raymond, y durante ese tiempo, conversamos de muchas cosas de su vida, y le dije que era importante que él hiciera este cuento porque es parte de la cultura de Puerto Rico de una época”, explicó el actor en un encuentro con los medios de comunicación del país previo a un conversatorio en la librería Casa Norberto en Plaza las Américas para presentar el libro.

Benicio, quien escribió el prólogo, destacó que “no hay ningún libro que hable de adentro de los jugadores del baloncesto y de la cultura de Puerto Rico”.

“Raymond siempre fue mi ídolo. Me siento orgulloso de ser amigo de Raymond. Para mí  es una cosa bien linda ser parte de la historia de Raymond”.

Entre las buenas cualidades que resaltó del quebradillense, dijo que “es un titán como jugador, como coach y como persona”.
Por su parte, el número 14 en la camiseta reconoció que fue gracias a la motivación de Benicio que imprimió su vida en papel.

“Siempre me decía que tenía que contar mi historia, y estoy bien contento porque quería que la gente supiera la verdadera historia de lo que era un niuyorican para ese tiempo, porque hablo de la parte social y económica, de lo que pasé cuando me crie en Nueva York y llegué a Puerto Rico, cuando uno se inserta en la cultura puertorriqueña y la dinámica social (en ese entonces)”, expuso el exjugador al explicar que, para la década de los setenta, llegaron muchos jugadores niuyoricans a jugar a Puerto Rico y fueron estos los que verdaderamente impactaron el baloncesto puertorriqueño.

Todavía Benicio recuerda como hoy una ocasión cuando en Centrobasket Puerto Rico jugaba contra Cuba, y Puerto Rico estaba abajo. “Recuerdo llorar de niño, fue un juego de esos que uno nunca se olvida”, contó.

Curiosamente, conoció a Dalmau por primera vez cuando le solicitó un autógrafo en 1975.

“Nunca lo he visto negar un autógrafo y uno aprende de eso. Raymond tiene un lugar especial”, relató quien tampoco olvida que los “muchachitos siempre imitaban a Raymond en su forma de caminar y la manera que tiraba el globo”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo