Fortalecidas por la danza

Tres bailarinas profesionales retiradas, quienes participaron en el Ballet Concierto Goes Pink compartieron con Metro sus experiencias de sanación

Por Lynet Santiago Túa

Estas tres amigas de la infancia comparten una misma pasión: el ballet. Lo que nunca existió en su imaginario es que también estarían atadas a procesos dolorosos y difíciles, como lo son perder a un ser querido por cáncer, y peor aún, ser diagnosticadas con la enfermedad. Afortunadamente, su temple y gallardía con el ballet las llevó a poder contarlo.

Ellas son Carmen Ana Rodríguez, Caty Morales Maurás e Ita Hernández, sobrevivientes de cáncer de seno, quienes conforman, a su vez, parte del grupo Retired Ballet Dancers Support Group.

Las bailarinas profesionales retiradas, que fueron parte de la compañía de Ballet Concierto, y quienes bailaron una pieza especial en el evento de Goes Pink pro fondo Susan G. Komen la semana pasada, compartieron con Metro cómo la danza ha sido fundamental en sus vidas para lograr vencer el cáncer.

La idea de la alianza con Susan G. Komen surgió precisamente por un testimonio de sanción de una bailarina estadounidense. Según datos proporcionados por la directora ejecutiva de Ballet Concierto de Puerto Rico, Sandra Almodóvar, cualquier tipo de ejercicio como el ballet, yoga o correr, entre otros, ayuda a prevenir el cáncer.

Concienciación es clave para la prevención

“Para nosotros fue bien importante participar de este evento porque nos ayudó a concienciar sobre el tema, porque las bailarinas no estamos exentas de padecer del cáncer del seno”, expresaron.

“Fue bien significativo porque, además, fue la primera función que nos reunió luego del huracán María”, relataron.

Las retiradas, que en febrero cumplieron ocho años en su particular grupo de baile, afirmaron que “estamos bien comprometidas con esta causa porque, además, perdimos a una amiga (María Julia Landa), que murió de cáncer de seno”.

“Para mí fue bien fuerte ver a una persona de la misma edad que uno que se va. Ella era una persona sana, sin ningún vicio y, de momento, le da eso. Era una compañera, bailarina, una hermana… Verdaderamente, nos tocó. Mari muere y a los tres años salgo yo diagnosticada”, destacó Rodríguez, al compartir que estuvo con Landa en todo su proceso de tratamiento.

Para Hernández, el ballet ha sido fundamental en su vida.

“Yo comencé con en el grupo de las retiradas en abril de 2011, justo después de mi operación. Esto te quita la depresión y te hace enfocarte en progresar”, aseguró Hernández.

Mientras que Rodríguez agradece estar con vida gracias a las clases de ballet.

“Yo estaba haciendo un movimiento de ballet y me dolió. Fue como una señal. Como a los días, me hice la mamografía y el tipo de cáncer que me detectaron era uno bien agresivo. Si no llega a ser por eso, probablemente hoy no estaría aquí. Tengo que dar las gracias al ballet, porque un bailarín conoce su cuerpo también, y uno sabe cuándo es un dolor bueno y cuándo es algo raro”, explicó.

De acuerdo con la también maestra de ballet, hubo momentos en que se sentía “bendecida y agradecida” porque, a pesar de que estaba en pleno tratamiento de quimioterapia, y gracias a su condición física, podía llegar al salón de baile y disfrutar las clases con sus amigas.

Durante el evento Ballet Concierto Goes Pink, que se celebró el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré en Santurce, se unió el coreógrafo puertorriqueño Carlos Iván Santos, quien además fue compañero de las bailarinas en Ballet Concierto y, actualmente, es maestro de las clases de los sábados de las retiradas.

“Fue muy divertido trabajar esta pieza con mis queridos amigos. Nunca había bailado contemporáneo, así que no estaba muy segura cómo estaba resultando la pieza, pero Ivancito, como cariñosamente lo llamamos, es un coreógrafo genial. Tanto a los conocedores como a los que no conocen de ballet, les fascinó la pieza y la encontraron muy emotiva.  Fue un honor que un coreógrafo de clase mundial monte una pieza original para uno”, destacó Morales Maurás.

Loading...
Revisa el siguiente artículo