Residente estremece las bocinas del Bithorn

El rapero se presentó por primera vez como solista en la isla

Por Sadot Santana Miranda

El hijo del cañaveral regresó a su isla para estremecer las bocinas del estadio Hiram Bithorn.

En su primer concierto como solista en Puerto Rico, el rapero Residente contagió al público con el acostumbrado mazacote de energía que lleva a sus presentaciones.

El artista ofreció una combinación de sus temas de su primer álbum en solitario y aquellos que popularizó con la agrupación Calle 13.

Las rimas del melenudo rapero PJ Sin Suela sirvieron como preámbulo a una noche donde la intensidad y la energía se quedarían con el protagonismo. El artista interpretó 10 temas, entre ellos "Foto", "Sandunga" y "Lo que nadie quería que fuera".

Al culminar su presentación, la tarima comenzó a vibrar al son de unos latidos, anunciando la llegada del rapero oriundo de Trujillo Alto. El escenario y el público estaban listos para que el artista hiciera de las suyas musicalmente en el mítico estadio donde alguna vez el astro boricua Roberte Clemente deslumbró con su despiadado talento beisbolístico.

Y desde el arranque, Residente inyectó su intensidad en tarima con el primer sencillo del álbum, "Somos Anormales".

Durante la velada que duró un poco más de dos horas, Residente no detuvo el brincoteo de esquina a esquina en el escenario con los temas "El Aguante", "El Baile de los Pobres", "Dagombas en Tamales", entre otros.

En especial, la fanaticada enloqueció cuando el rapero rememoró la faceta del remeneo y picardía que forjó con Calle 13, al interpretar los temas "Atreve-Te-Té", "Cumbia de los Aburridos" y "Fiesta de Locos". El público coreó y bailó cada rima de los temas "perversos" que entonaba Residente.

"Vamos a brincar a nombre de este país…No podemos permitir que cierren otra escuela. La educación es un derecho", lanzó el intérprete justo antes de comenzar el tema "La Sombra".

De su primer álbum como solista —el cual recoge una travesía a más de 8 países tras una prueba de ADN— el artista también interpretó los temas  "Guerra", "Apocalíptico", "El Futuro es nuestro" y "Milo".

El tema "Latinoamérica", uno de los más memorables en el catálogo musical de Calle 13, sirvió para que la cantante Kianí Medina despuntara como la voz acompañante de la agrupación de Residente.

Pero el momento más sublime del evento, se produjo cuando retumbaron los panderos en el estadio de San Juan para la interpretación del tema "Hijos del Cañaveral".

Residente mantuvo durante casi todo el tema su mano derecha en el pecho como si se tratara del nuevo himno boricua. La legendaria voz del cantante Jerry Medina y el audaz cuatro de Luis Sanz acompañaron al rapero trujillano y resaltaron su proeza. Mientras tanto, el público escoltó al artista —también conocido como René Pérez— coreando los versos del tema y, a su vez, agitando banderas de Puerto Rico.

Y no podía faltar el pegajoso sencillo "Sexo", el cual interpretó junto a su hermana iLe y el músico estadounidense Dillon Francis. Residente invitó al público a ejecutar la popular coreografía del tema al unísono. La multitud accedió al pedido del cantante y, de paso, repitió una y otra vez el estribillo de la melodía.

Acercándose al final del concierto, el rapero invitó a la tarima a representantes de la Universidad de Puerto Rico, de escuelas públicas y de la organización Jornada Se Acabaron las Promesas, para expresarse en contra de las medidas de austeridad que busca implementar la Junta de Control Fiscal y el gobierno de Puerto Rico.

Por su parte, Residente se despidió del público con los temas "No hay nadie como tú" y el electrizante "Vamos a portarnos mal" para cerrar una noche que se desbordó en energía.

Loading...
Revisa el siguiente artículo