Muchos británicos califican de “irrelevante” la boda real

Las encuestas muestran por lo general que la familia real tiene altos niveles de popularidad.

Por AP

LONDRES (AP) — Quien mire en televisión a los británicos gritar hurras y agitar banderas a lo largo del trayecto de la procesión real bajo el sol, se llevaría la impresión de un país que adora las bodas y continúa profundamente enamorado de su familia real.

Sin embargo en el pub Duque de Sussex, una taberna de principios del siglo XX que comparte el nuevo título real de Enrique, el ánimo era principalmente de benévola indiferencia. Banderas estadounidenses miniatura fueron desplegadas en honor de la novia estadounidense de Enrique, Meghan Markle, aunque muchos clientes estaban más preocupados del clima.

“Es irrelevante”, dijo la maestra Louise Broom, de 37 años, quien había disfrutado del sol en un parque cercano durante la ceremonia. Broom se rio de la idea, discutida ampliamente en la prensa británica, de que la adición de Markle _cuya madre tiene ascendencia africana_ a la familia real marcaría alguna transición real hacia una mayor tolerancia.

“Eso no va a arreglar las relaciones interraciales”, declaró Broom.

El consultor Danny Meehan, de 45 años, indicó que no vio la boda porque andaba buscando casa y de cualquier manera le interesaba más el partido de fútbol del sábado.

“Hoy lo más importante es la Copa de la FA”, agregó.

Afirmó que horas antes se topó con un aficionado ebrio de rugby en un andén en el metro de Londres que gritaba a los pasajeros: “¡¿Todos disfrutaron la boda real?!” Nadie le respondió y gritó la misma pregunta por segunda y tercera vez.

“Un silencio sepulcral”, detalló Meehan, quien narró que al final el aficionado cedió y exclamó “adoro este país”.

Las encuestas muestran por lo general que la familia real tiene altos niveles de popularidad. Según un sondeo reciente de Ipsos MORI, solo 15% de los británicos considera que la abolición de la monarquía mejoraría a Gran Bretaña. La mayoría en la taberna Duque de Sussex deseó el bien a la nueva pareja y muchos elogiaron el porte y gracia de Markle.

“Me parece que ella se ve impresionante y espero que les vaya bien”, afirmó Lee Simpson, de 35 años, que compartía una mesa con Meehan.

Sin embargo, para muchos clientes que disfrutaban cervezas bajo el sol lo destacable de la boda era que Enrique y Markle no invitaron al mandatario estadounidense Donald Trump, al que afectan diversos escándalos.

“Fabuloso que no invitaron a Donald Trump”, declaró Meehan. “Muestra que no son rehenes del protocolo”.

“Sí invitaron a Oprah”, dijo Simpson.

Meehan, que miraba a un reportero estadounidense, dijo con una sonrisa: “¡Ella será su próxima presidenta!”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo