El Festival de la Palabra va “contra viento y María”

Del 6 al 8 de abril, los puertorriqueños tendrán la oportunidad de comprar libros, escuchar poesía y ver cine local en el Conservatorio de Música y la YWCA

Por Ronald Ávila Claudio

Las palabras persisten. Ante las inclemencias de la naturaleza, se convierten en el baluarte más importante para la supervivencia humana. Ante el paso de los años, enemigo crucial de todo ser vivo, tienen la capacidad de mutar. Nunca mueren.

Y por eso, aun cuando el huracán María trajo mil y un traspiés, el Festival de la Palabra continúa —y continuará— en nuestras agendas, en esta ocasión del 6 al 8 de abril en el Conservatorio de Música y la YWCA en San Juan. Se trata de una edición más corta, que corresponde al evento internacional que se celebraría en octubre pasado, pero que fue suspendido por la llegada del ciclón el 20 de septiembre.

Aunque será una actividad moderada, según su gestora y directora, la escritora y profesora Mayra Santos Febres, el Festival de la Palabra recovery (como lo llamó) será una oda para los escritores locales, que junto a la organización visitaron las áreas afectadas del país para entregar libros y talleres gratuitos a cerca de 4,000 personas.

“Queremos celebrarnos a nosotros. Celebrar el espíritu de cooperación, de alianza. Todos los escritores que se tiraron a las escuelas cuando nos comenzaron a llamar y a decir que se necesitaban libros porque hubo niños que lo perdieron todo”, sostuvo en entrevista con Metro.

De esta forma, en el Festival de la Palabra, que será dedicado a Tina Casanova, el público podrá compartir con más de 20 escritores boricuas, disfrutar de charlas, declamación de poesía y compra de libros. Entre algunas publicaciones que se presentarán están la antología Cuentos de huracán, compuesta por crónicas, ensayos y cuentos de escritores boricuas sobre sus experiencias luego de María; Huracanada, una obra poética de la propia Santos Febres; y unos 20 jóvenes escogidos de entre 78 escuelas visitadas por la entidad leerán escritos trabajados en los talleres.

Esta vez, por la dificultad de espacio, el festival no tendrá su habitual programa escolar en San Juan, que anteriormente ha recibido hasta 6,000 niños para gozar de actividades educativas impartidas por escritores locales e internacionales. Empero, el equipo dirigido por la profesora Santos Febres continuará visitando los planteles del país ofreciendo cursos de cuentos, microcuentos y guiones.

“Queremos celebrarnos a nosotros.
Celebrar el espíritu de cooperación,

de alianza”.

Durante la actividad, que es libre de costo, se entregará el premio Nuevas Voces, que lo recibirán dos escritores puertorriqueños emergentes: Tere Dávila y Juan Luis Ramos.

De acuerdo con Santos Febres, no tenían intención de traer a escritores de afuera, porque aún en Puerto Rico hay lugares sin electricidad y sobreviviendo a los estragos del fenómeno atmosférico, pero hubo a quienes fue imposible convencer. Así que, entre algunos autores del exterior estarán Ed Morales, periodista y escritor que colabora con el New York Times; Fran Báez, de la República Dominicana; y Omar Martínez, quien trabaja en el Smithsonian Institution, con sede en Washington D.C.

Por su parte, Alonso Sambolín, director del programa de cine del Festival de la Palabra, se dedicó a aunar esfuerzos con cineastas del patio laureados internacionalmente, quienes mostrarán varias de sus piezas durante el fin de semana, en aras de enseñar a la gente la capacidad creativa local, en el contexto de una alta tasa de migración por los estragos que dejó el temporal.

Entre los directores participantes estarán Federico Fernández, con el Extraordinario Señor Júpiter; Kisha Tikina Burgos y Any Manuel Cruz, con Antes que cante el gallo; y Ángel Manuel Soto, quien proyectará La Granja.

Un pueblo que se salvó solo

Alonso y Santos Febres, en entrevista con este diario, adelantaron la noticia de un nuevo proyecto cinematográfico que se gesta en el corazón del festival. Se trata de un documental titulado Gente brava, que relata el paso del huracán María en las voces de seis héroes boricuas, cruciales en sus respectivos contextos para atender la emergencia.

“Trata de recoger el proceso que hemos llevado con María. Pero no solo eso, sino lo que estaba antes: Irma y la crisis económica. Es el decaimiento social, el país de los huracanes […] A través de esas seis personas de distintas clases sociales, géneros y orígenes, contamos la historia de un país que se salvó solo”, explicó el joven, graduado de la Universidad de Puerto Rico, sobre la iniciativa que está en busca de fondos.

Con el documental, que recibe apoyo del Festival de la Palabra y otras entidades, Santos Febres y Sambolín pretenden convertir a la organización en una “incubadora” de proyectos, que luego puedan establecerse como iniciativas solitarias.

La idea, según ambos artistas, es que el evento siga creciendo y se convierta en un “festival gigante”, en contra de cualquier pronóstico, incluso en “contra de viento y María”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo